-?
 
 
 
 
Neuquén, Martes 07 de Febrero de 2023
11:49 AM
 
 
Entrevistas
18/12/2022

Rolando Figueroa

“El recambio generacional no existe; lo que existe es un dedo disimulado”

“El recambio generacional no existe; lo que existe es un dedo disimulado” | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

El candidato a gobernador del MPN rupturista, fustigó el modelo de Jorge Sapag. “Estamos viendo el agotamiento de la propuesta de la lista Azul”, precisó. Relativizó su antigua pertenencia al riñón del poder y los condicionamientos que pueden generar sus acuerdos electorales con fuerzas nacionales.

Marcelo Pascuccio y Héctor Mauriño

Rolando Figueroa está ganado por la elocuencia. Acaso porque sabe lo que se juega, necesita convencer y no se puede permitir la duda. Critica fuerte, aunque sin nombrarlos, a los líderes del oficialismo emepenista que hasta hace muy poco lo tenían entre los suyos. Cuando se le marca cierta insuficiencia en su propuesta, advierte que tiene “mil técnicos” trabajando en su proyecto. Asegura que la provincia asiste al “agotamiento de la propuesta de la lista Azul” y que quiere ser gobernador porque “la gente se merece otro Neuquén”.

La que sigue es la entrevista mantenida en Radio Nacional Neuquén.

-¿Cómo explica usted a la gente que un abanico político tan variopinto lo acompañe en sus aspiraciones para ser gobernador? Allí están incluidos por ejemplo Carlos Coggiola (de la Democracia Cristiana, aliado de Jorge Sobisch), Daniel Baum (ex senador nacional por el peronismo y hoy también en la Democracia Cristiana), Hugo Panessi (dirigente peronista y ex intendente de Villa La Angostura), Marcelo Bermúdez (concejal de la capital y presidente del Pro en la provincia, quien integró el gabinete de Horacio “Pechi” Quiroga en la ciudad y después fue candidato a intendente), Leticia Esteves (también dirigente del Pro y diputada provincial), Ayelén Quiroga (diputada provincial de Nuevo Compromiso Neuquino, hija de “Pechi”). ¿Cómo explica esto?

-En realidad nosotros desde hace tiempo hemos establecido un vínculo muy fuerte con la ciudadanía la provincia de Neuquén. En base a ese vínculo con la ciudadanía y a la propuesta político que fuimos difundiendo, evidentemente hemos logrado una proyección, una posibilidad de transformarnos en la opción ante la Lista Azul (del Movimiento Popular Neuquino) para gobernar la provincia. En virtud de ello, con una propuesta sumamente “neuquinizada” y teniendo esto como premisa, distintos referentes locales, algunos vinculados a partidos nacionales y otros locales pero principalmente quienes están vinculados a partidos nacionales, decidieron en una “mesa neuquina” tomar la decisión de acompañarnos. Incluso a contramano de lo que pretendía gente de Buenos Aires, con lo cual valoro mucho cómo se han plantado y han dicho “bueno, nosotros en Neuquén queremos enfocarnos en la provincia”. Es así que de acuerdo a la visión que nosotros consideramos, en cuanto a que la nueva política debe transitarse en base a puntos de acuerdo, de coincidencias, se ha ido sumando gante y hemos ido trazando esos acuerdos programáticos en función de los puntos de coincidencia. Eso llevó a que nos acompañen referentes políticos de distintas fuerzas teniendo en cuenta las coincidencias que tenemos con cada uno de ellos. Y nosotros vamos transitando este camino principalmente con la gente, y en el andar con todos quienes quieran compartir una propuesta política para sacar a Neuquén adelante, y sobre todo establecer un proyecto político que no esté pensando en el otro, pero sí que claramente es el proyecto político que puede derrotar a la Lista Azul. Esto se palpa, de hecho está polarizando la elección, y esto nos da músculo político como para enfrentar el desafío electoral.

-Esto no necesariamente expresaría una eventual conformación de su gabinete de gobierno. ¿Es así?

-No, el gabinete está muy lejos. El gabinete se va armando en el territorio, “en la cancha” podríamos decir. Uno ve cómo se mueven los diferentes actores, cómo asumen con responsabilidad los trabajos y fundamentalmente cómo se trabaja en equipo. Así que falta muchísimo. Primero hay que fortalecer la propuesta política, que sea alternativa a la de la Lista Azul y poder ganar las elecciones, y luego sí ir pensando en las personas. Ahora tenemos que pensar fundamentalmente en la propuesta política.

-El hecho de que participen dirigentes de fuerzas nacionales es un flanco a las críticas hacia usted por parte de los sectores oficialistas del MPN, quienes dicen que a través de esto el macrismo o el peronismo quieren hacer pie en Vaca Muerta. ¿Qué respuesta tiene para eso?

-Es muy buena pregunta. Cuando vino Sergio Massa en la Expo Oil & Gas, todos decían que yo iba a ser un candidato de Massa. Después, cuando visitaron Neuquén otros actores políticos, decían que yo iba a ser el candidato de la oposición nacional al Frente de Todos. Yo a modo de broma respondía que en cualquier momento iban a decir que era el candidato de la monarquía británica, porque siempre me trataban de buscar que sea el candidato de “alguien”. Yo soy el candidato de los neuquinos. Y tengo una personalidad fuerte, que no me dejo influenciar y siempre defiendo a Neuquén, con lo cual mi premisa es defender a los neuquinos. Pero quienes manifiestan esto, que son los líderes de la Lista Azul, son los que nunca me pudieron manejar. Y ellos saben cómo soy ¿no? Como nunca me pudieron manejar, no quisieron que yo lidere el proceso de renovación natural que se iba a dar dentro del Movimiento Popular Neuquino. Creo que caen en su propia trampa, lo que siempre les molestó, que nadie me va a manejar. Sí me va a manejar lo que corresponde, que es lo que necesita la ciudadanía de Neuquén, fundamentalmente aquellas mayorías silenciosas que muchas veces no son escuchadas, y ahí es donde tenemos que prestar mayor atención.

-Cuando se anuncie la fecha de elecciones y empiece efectivamente la campaña, habrá que ver el peso del aparato del oficialismo y de las decisiones que están tomando, por ejemplo el convenio colectivo para todos los empleados del Estado o la exención del impuesto a las Ganancias. ¿Esto no le produce algún temor político, o piensa que son decisiones que responden a una debilidad del gobierno provincial?

-En realidad, desde hace un tiempo estamos viendo el agotamiento de una propuesta política de la Lista Azul. Ese agotamiento los ha llevado permanentemente a querer seducir el voto de una manera poco democrática y rozando muchas veces el ruego desmedido para ser elegidos o ser votados. Este desmanejo explotó con la administración de los planes sociales, esos actos de corrupción claros que muestran un desmanejo que existía y yo creo que en algunos lugares sigue existiendo, y que llevaron a desnudar una estafa. Aunque creo que se desnudó una “puntita” nada más.

-¿Usted cree que están más arriba las responsabilidades?

-No, no digo que estén más arriba las responsabilidades. Yo creo que hay más personas implicadas y que han establecido un sistema ¿no? Sistema que por otra parte tiene diferentes formas de corrupción. ¿Cuáles son las otras formas de corrupción que existen ahora? Existen “ñoquis VIP”. El otro día decíamos a modo de chiste “ya son sorrentinos estos”. ¿Por qué? Porque hay cargos políticos de personas que no se mueven de su casa, con sueldos de 850.000 pesos y con las familias también. Entonces, ¿cómo se le explica al ciudadano de a pie que todos los días tiene que salir a trabajar o que, peor aún, no consigue empleo, cómo se le explica que existen funcionarios políticos designados por el gobernador de la provincia que cobran más de 700.000 pesos y hace años que no pisan una oficina pública? ¿Cómo se le explica a un empleado público que quien figura en el organigrama por encima suyo nunca va a trabajar y tal vez gana dos o tres veces más que él? Yo creo que ese desgobierno claramente se muestra no solo en estas acciones… Aclaro que algunas son positivas, yo creo que tener un convenio colectivo de trabajo es positivo. Ahora: cuando ya el apremio lo lleva a hacer cosas como aprobaciones apresuradas de leyes y así poder llegar a la comunidad para decir “bueno, nosotros lo estamos logrando”, yo creo que les juega en contra, porque la ciudadanía primero les ve mucha debilitad y segundo saben a lo que apunta. Por eso, el desnudar este aparato que evidentemente quieren sacar a la calle, es claramente cuando la persona dicen “miren, ustedes no me están dando nada, quien me está dando es el pueblo de Neuquén que con sus recursos termina aportando”. Creo que de esto la ciudadanía de la provincia se ha dado cuenta, y nos hemos transformado precisamente en una alternativa política en base a hablar las cosas y a proyectar un Neuquén como realmente debe ser. Leemos siempre en los diarios, y por supuesto que se saca pecho con eso, que el gobernador recibe a embajadores, recibe a CEOs de distintas empresas, a vicepresidentes de empresas multinacionales, que está muy bien que inviertan en Neuquén. Se está batiendo récord de producción (se refiere a hidrocarburnos no convencionales), y ese récord de producción significa récord de ingresos (al fisco provincial). Como nunca ¿eh? Como nunca están entrando fondos a la Provincia. Pero tenemos el 38 por ciento de los neuquinos pobres, es el pico más alto de la Patagonia. Yo digo no solo tenemos el Domuyo, que es el más alto de la Patagonia, sino que tenemos el pico de pobreza más grande de la región patagónica en la provincia de Neuquén, en la más rica. Más de 300.000 neuquinos por debajo de la línea de pobreza. Si a eso le agregamos que a su vez lanzan un presupuesto provincial solicitando nuevas autorizaciones de endeudamiento en dólares, evidentemente ese desgobierno ya tomó mayores dimensiones.

-Se han escuchado críticas en contra suya, respecto de que usted no termina de esbozar una propuesta tangible. Pongamos un ejemplo: cuando Sobisch ganó las elecciones en 1991, llegó al gobierno con un gran respaldo popular que iba más allá del Movimiento Popular Neuquino porque aparecía como un dirigente que iba a realizar cambios que el MPN no podía hacer, como la reforma para lograr la representación proporcional en la Legislatura. Una crítica que le traslado a usted es que decir que la provincia está llena de pobres no cambia nada, porque esto ya lo viene diciendo la oposición sin mayores efectos desde hace muchos años. Y otro tema es que decir que se cambia el MPN porque internamente es una estructura que no va más, es poco creíble que lo haga alguien que perteneció a esa estructura hasta hace muy poco. ¿Qué dice ante estas críticas?

-Esta charla la tuvimos nosotros personalmente, Vasco, antes de las elecciones PASO. Usted me marcó que no notaba que la ciudadanía me pudiera visualizar por ejemplo como Jorge Sobisch que provocó esos cambios. Entonces, nosotros armamos un programa que se llama “Genes Neuquén”. Hay 1.000 técnicos trabajando en la propuesta política. Los lineamientos los doy yo con la visión que me va trasmitiendo la gente, pero hay 1.000 técnicos preparando y presentando esta propuesta política. Ya hemos hecho un encuentro en Plottier, aunque lamentablemente no tenemos mucha cobertura periodística en nuestros eventos, pero sí tenemos todo un programa de gobierno que estamos desarrollando en diferentes temas. Es más: este tema del crecimiento desequilibrado de la provincia, de qué pasa con una provincia que ingresa muchos fondos pero termina siendo pobre, es un tema que me viene desvelando desde hace muchos años. Y en cuanto a la otra crítica, respecto de si soy del corazón de ese partido pero no existieron cambios, yo digo que cada uno asume las responsabilidades que le asigna la población que lo colocó en distintos lugares. Entonces uno como intendente de Huinganco, no puede cambiar la matriz productiva de la provincia. Sí puede hacer por ejemplo que Huinganco tenga mejores servicios y no tuviera desocupación cuando fui intendente. O como intendente de Chos Malal tampoco lo puede hacer (cambiar la matriz productiva). O incluso cuando fui vicegobernador de la provincia, porque ustedes saben bien las condiciones en que fui vicegobernador, donde se vieron claramente palos en la rueda desde el día en que fuimos elegidos. Una cosa fue hasta que fuimos elegidos, cuando yo me creí el tema del recambio generacional, y a los dos días me dí cuenta de que el jefe seguía siendo el mismo. De hecho siguió en la casa del vicegobernador, donde yo no podía ingresar siendo vicegobernador de la provincia.

-Hasta hubo algunos problemas con la llave ahí, ¿no? (Risas).

-¡Claro! Pero fíjense de qué nos reímos. Fue algo de una gravedad institucional de tales quilates, que el vicegobernador de la provincia no pudo ni siquiera ingresar a la residencia oficial porque no lo dejaron.

-¿Pero quién era el de la llave? Porque me parece que era su padrino político, que era Jorge Sapag.

-Hasta el día de la elección a vicegobernador, sí. Después, recordemos la traición que provocaron en Plottier, donde el Movimiento Popular Neuquino perdió con una traición alevosa del presidente del partido, contra Julieta Corroza…

-¿Ese fue un hecho bisagra?

-No, no. Fueron varios acontecimientos, era permanente. Como la prohibición a los diputados que hablen conmigo. En realidad, el jefe de bloque me pedía ayuda en silencio para lograr las mayorías, que yo colaboraba porque trabajaba por la gobernabilidad, y de hecho quedó claro que el recambio generacional en el cual uno creía fue realmente algo que nada que ver. Fíjense que ahora el líder de la Lista Azul convoca nuevamente a su excompañera de fórmula para que integre otra vez la fórmula. Es decir que acá el recambio generacional no existe. Lo que existe es un dedo disimulado, muchas veces con elecciones internas que por supuesto sabemos la cantidad de recursos que afloran desde un solo lado y que la sociedad muchas veces naturaliza ¿no? Porque ¿de dónde salen esos fondos? Entonces, esto es algo que lo hemos visto en los últimos años. No en los años previos del Movimiento Popular Neuquino, antes no era así. Les garantizo que no era así.

-¿Usted con quién se identifica más, con Felipe Sapag o con Jorge Sobisch?

-Yo me identifico más con Felipe Sapag, sin dudas. Sin embargo creo que Sobisch ha hecho cosas muy buenas por la provincia de Neuquén. Ha provocado cambios muy importantes como los que se mencionaban antes, en su primera gobernación, como la representación proporcional en la Legislatura. Me refiero siempre a los inicios y trato de ver siempre las cosas positivas. Y también pensó el Neuquén del mañana, las obras que eran necesarias. Por supuesto también se han cometido errores. Pero por eso me identifico más con Felipe Sapag, ¿pero en base a qué? A dos cosas. Una es la forma de hacer política, en la calle, con simpleza, escuchando a la gente. Y otro tema fundamental es que él identificó qué pasaba en la provincia de Neuquén, en la sociedad, en base a eso abrió los brazos, armó ese Neuquén en forma generosa, el nacimiento de ese Neuquén, y lo proyectó en los años. Hoy creo que estamos en el momento indicado para abrir los brazos, convocar a todos los que quieran proyectar un Neuquén diferente, el Neuquén que verdaderamente nos merecemos, y en esto creo que nosotros tenemos que ser generosos y verlo con amplitud. Porque Neuquén se merece otro futuro, hay muchas cosas sin desarrollar. Entonces, cuando alguien me dice que vengo de un partido y no se han generado cambios, yo he generado cambios en cada uno de los lugares en virtud, o en la posibilidad, del poder que uno tenía para generar cambios. Por supuesto siempre manifesté, bajo el cobijo o la comodidad del poder, manifesté mi oposición a muchas cosas que estaban ocurriendo. De hecho me transformé en oposición siendo vicegobernador de la provincia. Y después me fui a mi casa, me transformé en oposición y los enfrenté a todos juntos en una PASO, donde también manifesté que no estaba de acuerdo con todo eso que estaba pasando. Con lo cual desde el 2018, y desde antes, desde el 2015 pero muchas veces en silencio porque siempre respeté la gobernabilidad, y siempre ayudé para generar gobernabilidad en la provincia, evidentemente me transformé en un dirigente opositor porque no estoy de acuerdo con todo lo que está pasando.

-Usted muestra una elocuencia que da cuenta de que va “arrimándole el bochín” a lo que pretende, que es ser gobernador.

-Quiero ser gobernador. Quiero ser gobernador porque la gente se merece otro Neuquén, y me he preparado toda la vida, Vasco, y no terminé de decirte por qué me desvelo cuando vos me hablás porque te tengo mucho respeto. Yo hice un posgrado, durante la pandemia hice un posgrado que me sirvió para muchas cosas. Fue un posgrado en la Universidad de Harvard, llamado “Diseño e implementación de políticas públicas”, y allí mi tesis de posgrado fue “El crecimiento desequilibrado de la provincia de Neuquén” y cuáles eran las soluciones. Entonces todos estos temas, el trabajo con los grupos “Genes” y pensar cómo una política de Estado políticamente correcta puede ser implementada, forman parte. Además de 28 años de gestión política en los cuales no he tenido ningún cargo en el Tribunal de Cuentas, nadie me puede acusar absolutamente de nada, también busqué las herramientas académicas para poder mostrarle a la sociedad que nosotros tenemos una propuesta política de gobierno que verdaderamente es seria, es alternativa, y que realmente quiere disputar poder para defender a cada uno de los neuquinos.

-Volviendo al tema Sobisch, recientemente se sumaron a su propuesta política Carlos Coggiola y Daniel Baum, que son hombres de la Democracia Cristiana pero nadie duda que están muy cerca de Jorge Sobisch. ¿Es un acuerdo con Sobisch o es un acuerdo con ellos dos?

-No, es un acuerdo con ellos dos. Son dos dirigentes políticos con quienes hace tiempo he hablado, que los vengo siguiendo desde hace mucho. El rol que ha venido teniendo Carlos Coggiola en la Legislatura evidentemente es algo destacable. Está trabajando muy bien Carlos, por eso siempre me llamó la atención. Y por otro lado Daniel Baum fue compañero mío cuando fuimos diputados (provinciales). Cuando yo iba a la reelección (en la Legislatura) y después terminé siendo intendente de Huinganco, era mi secretario en la comisión de Hacienda y lo propuse de alguna manera y lo acompañé para que pueda ser presidente de la comisión de Hacienda en el otro periodo. Además fue diputado nacional, senador de la Nación, una persona que está mirando en forma permanente el desarrollo de la provincia. Evidentemente una persona que tiene tanto expertís y tanto ímpetu para poder desarrollarlo, sobre todo teniendo en cuenta una política central para nosotros que es una regionalización de la provincia con una descentralización del Estado. Esa regionalización de la provincia es clave para generar una distribución de las oportunidades en todo nuestro territorio, y en eso también Daniel es una persona que es una usina de ideas para poder lograr en cada una de las regiones un desarrollo sustentable.

-En cuanto a la propuesta de gobierno, si bien funciona el “Genes”, tal vez hay otros temas que ustedes tienen pensados y no están expresados. ¿Esto se debe a que todavía no comenzó en serio su campaña porque no hay fecha de elecciones?

-No hay fecha de elecciones, y nosotros no podemos cansar a la ciudadanía con campañas permanentes. Por eso se sancionó una reforma electoral en Neuquén cuando yo era vicegobernador de la provincia, con una serie de leyes donde por ejemplo estaba la “impersonalidad” de los actos públicos, en donde no podía salir la foto de los funcionarios en las políticas de Estado que se iban implementando. Por supuesto esa ley se viola todos los días, la Lista Azul la viola absolutamente todos los días.

-¿Cómo lo hace, por ejemplo?

-Mostrando en cada acto de gobierno la cara de un funcionario. Eso no se puede, por la ley. Pero nadie dice nada.

-Del tema de la potestad para fijar la fecha de elecciones, ¿pero eso es constitucional, no?

-Hace poco el exgobernador Sapag dijo que no había pensado para cuándo iba a fijar las elecciones. Después, ante un reclamo de Carlos Coggiola, quien dijo que cómo un exgobernador iba a fijar la fecha de elecciones, salió de alguna manera a reforzar el actual gobernador, actuando como que iba… Estamos esperando que se fijen las elecciones. Estamos preparados para enfrentar a todo este poder institucional, de las familias del poder, que han administrado tantos años Neuquén, y que de una vez por todas los neuquinos queremos tener una provincia rica pero que sus ciudadanos estén mejor. Acá los beneficios llegan para unos pocos, fundamentalmente para estas familias del poder, y hay muchos, cientos de miles de neuquinos que la están pasando mal.

-¿Este proyecto que usted encabeza tiene pensando presentar una oferta electoral para Neuquén capital o acompañar alguna opción para la ciudad?

-Nosotros en cada punto de la provincia hemos desarrollado un proyecto político y en base a eso hemos buscado los liderazgos naturales. Eso es importante, porque no queremos hacer un candidato conocido, sino que queremos que los líderes surjan del pueblo para llevar adelante un proyecto. En el caso de Neuquén capital lo que estamos buscando es ese liderazgo, que tenga enfocado un pensamiento de una nueva ciudad de Neuquén. ¿Qué estamos buscando? Un candidato que visualice todo lo que ha hecho Horacio “Pechi” Quiroga, que continúe con eso, pero que proyecte la ciudad que viene. Cómo es el Neuquén como una ciudad moderna, cómo debemos realizar las obras de infraestructura para que este Neuquén crezca. Una ciudad que tiene que tener muchos más servicios, que tiene que estar preparada para las inundaciones, que tiene que tener el tránsito mucho más fluido, que necesita muchas más bicisendas, otras posibilidades de transporte, otros accesos a la ciudad, otra vinculación con todo el Alto Valle…

-¿Pero qué candidato?

-Estamos buscando quién lidera esa propuesta y quién tiene metida a la ciudad de Neuquén en las entrañas y en el amor como para encabezar esa propuesta. Estamos buscando a ver quiénes confluyen en ese pensamiento que nosotros tenemos, y seguramente en los próximos días vamos a anunciar a la persona. A lo mejor cuando anuncien la fecha de elecciones.

-Podría aprovechar para anunciarlo acá, así nos da una primicia (Risas).

-No, porque en realidad la estamos buscando a esa persona.

-¿Puede ser una mujer?

-Sí, por supuesto. Las mujeres tienen un rol central en nuestra propuesta. De hecho, hemos buscado (para ser candidata a vicegobernadora) a una persona con un perfil que esté enfocado en un partido municipal o provincial, que tenga liderazgo en su ciudad. Es la única, de una ciudad de primera categoría, es la única intendenta, que es Gloria Ruiz. Una gran intendenta con un 80 por ciento de imagen positiva en su ciudad, que se ha puesto muy firme para defender a sus vecinos. Yo me acuerdo en la época de Felipe, cómo los intendentes se sentaban con el gobernador y le planteaban lo que necesitaban en cada ciudad, y lo podían plantear con fuerza. Hoy en día no es así. Hoy en día muchos intendentes terminan callados, muchos intendentes tienen temor. Entonces esta intendenta, que tiene lo que siempre hay que tener y que generalmente en gran porcentaje lo tienen las mujeres, manifestó las cosas que le estaban pasando a su ciudad por ser opositora. Y hoy nos está acompañando en la fórmula. Y además nuestra lista de diputados la encabeza la doctora Luciana Ortiz Luna, que también ha sido una mujer que ha tenido voz y ha tenido lo que hay que tener para manifestar las cosas con las que no estaba de acuerdo.

-¿Para intendenta de Plottier va Julieta Carroza?

-Las elecciones en Plottier son en el mes de septiembre, al igual que Rincón de los Sauces, y en octubre son las de Villa La Angostura. Falta mucho tiempo todavía, así que no se está pensando en las personas sino en las propuestas políticas.

-¿Cómo se llama el partido por el cual usted va a ir como candidato a gobernador?

-Nosotros tenemos cuatro partidos alternativos para ir a la elección. Es una herramienta electoral en realidad, porque ustedes saben que tenemos mucha gente del Movimiento Popular Neuquino acompañándonos, mucha gente del Frente de Todos y mucha gente de Juntos por el Cambio. Con lo cual (el nombre) es una herramienta electoral y tenemos cuatro partidos. Ahora, ¿por qué no decimos el nombre? Porque le diablo siempre mete la cola en todos lados. El diablo mete la cola en la Justicia, el diablo mete la cola en la oposición, el diablo divide o estimula para que se presenten otros candidatos que quizás no se sabe que están comandados o estimulados desde el mismo sector. Entonces, el sistema muchas veces atenta para no manifestar las cosas con mucha anticipación. En su debido tiempo vamos anunciando las cosas, como hemos hecho con las diferentes candidaturas. Tenemos todo muy planificado, hemos preparado y trabajado muy seriamente todo este tema, pero por supuesto en Neuquén hay que tener determinados cuidados porque notamos que el sistema de alguna manera está influenciado y, repito, el diablo mete la cola en todos los lugares.

-Usted ha dicho en más de una oportunidad que ha sido, es y será del Movimiento Popular Neuquino, pero está yendo como candidato por otra fuerza. Esto se interpreta desde dos extremos: algunos dicen que es una interna del MPN, que no hay que meterse, y desde el otro sector del MPN dicen que usted está prácticamente afuera porque va a ser candidato por otra fuerza. ¿Dónde se ubica Rolando Figueroa?

-Yo soy un hombre del Movimiento Popular Neuquino porque tengo mis ideas del Movimiento Popular Neuquino. Esas ideas que nadie me ha podido tocar, nadie me ha podido arrebatar, y los valores que nadie me ha hecho cambiar. Entonces, soy siempre del Movimiento Popular Neuquino. Por supuesto quienes hoy tienen la franquicia o el sellito (sic) del MPN es un número de dirigentes, que no tienen nada que ver con el sentir popular de justicia social que añora el Movimiento Popular Neuquino. Con lo cual a mí me despreocupa, porque algunos toman como que el Movimiento Popular Neuquino es una camiseta. Cruzan del otro lado del río, vienen a vivir acá, incluso tenemos ministros que viven del otro lado del río y se ponen la camiseta del Movimiento Popular Neuquino, y no es así. Esto no es una ficción. El Movimiento Popular Neuquino es un sentimiento, o un sentir, y un pensar fundamentalmente. Y ese pensar uno lo lleva, independientemente de lo que opine una u otra persona.

-¿Se sigue considerando la “pata peronista” del Movimiento Popular Neuquino?

-Yo en realidad me siento un hombre de lo que fue el Movimiento Popular Neuquino fundacional. Admirador de Felipe Sapag, de cómo formó la provincia. Y cómo estamos en el momento indicado como para refundar nuestra provincia, teniendo en cuenta que hay cosas buenas que se han hecho y algunas que se están haciendo. Reforzarlas esas que se están haciendo bien, y cambiarlas a todas las que se están haciendo mal.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]