-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 26 de Junio de 2022
9:16 PM
 
 
Columnistas
29/05/2022

Federalismo de pacotilla

Federalismo de pacotilla | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
El gobernador Omar Gutiérrez se retiró apurado de Casa Rosada de la última reunión en la que participó para hablar del caso CABA. (Foto: Pepe Mateos).

El MPN se bajó de la pelea que impulsa la mayoría de los gobernadores para defender la coparticipación federal que CABA disputa en la justicia. Omar Gutiérrez tampoco acompaña el planteo de reforma de la Corte Suprema. El "panquequismo" está en marcha.

Gerardo Bilardo

El Movimiento Popular Neuquino pierde oportunidades en momentos clave de la vida institucional del país de demostrar que su defensa del federalismo es genuina y no un recurso al que apela para librar batallas contra el centralismo porteño solo cuando esas luchas no impliquen un enfrentamiento con los poderes reales.

El partido provincial le dio la espalda en el 2020 en la Cámara de Diputados de la Nación al proyecto del aporte solidario de las grandes fortunas, aun cuando la distribución de lo recaudado tenía una mirada federal y un aporte concreto para la provincia. Hay que recordar que con parte de esos fondos se empieza a construir el gasoducto Néstor Kirchner para aumentar el transporte de gas y potenciar a Vaca Muerta; y también que la por entonces diputada Alma Sapag, hermana del exgobernador Jorge Sapag, armador del poder en la provincia y líder del MPN oficialista, votó en contra de los intereses de Neuquén junto a sectores de la derecha argentina.

Ahora el partido se borró de la iniciativa para promover una reforma en la Corte Suprema de Justicia de la Nación con criterio federal, impulsada por 16 gobernadores. Es una idea que surgió a partir de la batalla judicial que el centralismo más porteño y recalcitrante -el de Horacio Rodríguez Larreta y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires-, libra para volver a quitarle a las provincias recursos de la coparticipación federal de impuestos.

Una razón que explica la ausencia de Neuquén en esta dura partida que tiene doble objetivo -preservar los fondos que devolvió al interior el presidente Alberto Fernández y promover una Corte ampliada con inclusión de las provincias-, es la ideología de fondo que moviliza a este MPN "moderno" que no se quiere pelear ni con el macrismo ni con la desprestigiada Corte del lawfare y, por tanto, con los sectores de la economía a los que representan y defienden.

También puede comprenderse este apoyo por omisión de Neuquén al centralismo porteño por la conocida afición del MPN al "panquequismo", en este caso producto de una mirada anticipada de un posible escenario político nacional en el 2023. En el oficialismo local evalúan que el tiempo del Frente de Todos concluyó y que el próximo año vuelve el macrismo o algo parecido. En esos detalles y gestos se puede apreciar cómo arman las valijas para subirse a otro tren.

El gobernador Omar Gutiérrez inicialmente acompañó con su firma la decisión del presidente Fernández de recuperar los recursos que el macrismo le quitó a la provincia de Buenos Aires para financiar el costo del traspaso de la Policía Federal a CABA. Tuvo una segunda intervención, ya con bajo perfil, cuando el tema se judicializó por una presentación que impulsó el jefe del gobierno porteño ante la Corte; y de allí en adelante el representante de la provincia se bajó ante cada paso que dieron los gobernadores en esta batalla federal que afecta no solo a la provincia que gobierna Axel Kicillof.

Con un federalismo de pacotilla expuesto, Neuquén ahora quedó del lado de las provincias gobernadas por representantes de la derecha, radicales-macristas o símil. El partido de la “neuquinidad al palo” utiliza argumentos de autonomía solo en peleas de cabotaje de bajo riesgo y torea especialmente en aquellas en las que no se afectan los cimientos del poder.

El desinterés del MPN por estos temas centrales de la política nacional también comprende a los aspirantes a gobernar que están anotados en la interna del partido: Marcos Koopmann, Rolando Figueroa y Marcelo Rucci. Todos van al frente con discursos muy federales en escenarios light, pero quedan mal parados con sus silencios cómplices ante pulseadas reales como las que emprendieron los gobernadores peronistas.

Para el partido provincial esta Corte no es un objetivo. Su ausencia en esta batalla es ideológica. No hay registros de críticas de sus principales dirigentes al lawfare, a las persecuciones, a la máquina que impide gobernar. Es un vacío que define un perfil de pensamiento construido a través de un obrar consecuente. Y para seguir la línea de trabajo, alcanza con seguir el trazado en el caso coparticipación: Neuquén no zapateó cuando Macri ayudó a Larreta con la quita y ahora que hay que pelear le suelta la mano al Frente de Todos.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]