-?
 
 
 
 
Neuquén, Lunes 27 de Junio de 2022
12:22 AM
 
 
Exterior
04/12/2021

Brasileños que se desmayan de hambre y comen basura

Brasileños que se desmayan de hambre y comen basura | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
Pancarta en una protesta en Brasil: “Fuera Bolsonaro, gobierno de hambre y de desempleo”.

En esta nota publicada en su blog del portal de Telesur, el autor realiza una cruda descripción de la realidad social en Brasil. Explica que es “un país de gente hambrienta a pesar de la abundancia de alimentos”, donde “el 1% más rico de la sociedad concentra el 28,3% de los ingresos del país”.

Tulio Ribeiro *

Económicamente, Brasil es conocido como el granero del mundo. La Unión Europea, China y el mundo árabe hacen uso de su capacidad para alimentar al planeta. A modo de información, la producción agrícola brasileña llegará a 289,8 millones de toneladas en la zafra 2021/2022, un aumento del 14,7% en relación con la zafra anterior. La estimación está en la segunda Encuesta de cultivos de cereales 2021/2022, publicada (el 11/11) por la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab).

Aprovechando un crecimiento en la producción de carne de pollo en Brasil de hasta 3,5% en 2021 con respecto a 2020, se elevará a 14,3 millones de toneladas, mientras que se observa un aumento de hasta 7,5% en la exportación del producto brasileño en este año, hasta 4,55 millones de toneladas.

Cuando la cosecha es de res, los brasileños deben producir 10,4 millones de toneladas de carne, mientras que la previsión para la producción mundial es de 61,5 millones de toneladas, alcanzando el 17% de toda la generación del planeta, según el 'USDA'.

En términos globales, producirá un 1% más con respecto a 2020. Según las proyecciones, Estados Unidos seguirá como el principal productor mundial con el 20% del volumen global producido, seguido de Brasil con el 16,8% y toda la Unión Europea apareciendo en tercer lugar con 12,5%.

Es un hecho, la capacidad brasileña para alimentar a gran parte del mundo, imagínense su población. Pero cuando analizamos la situación del pueblo brasileño, la realidad es bastante diferente y los ejemplos se repiten.

Fue como lo que sucedió en la UBS (Unidad Básica de Salud) Jardim Três Corações, en el sur de Sao Paulo, donde la gente se dio cuenta de que Felipe Santos de Oliveira, de 13 años, estaba enfermo. "Comencé a sentirme mareado y la mujer a mi lado me preguntó si estaba bien. Me caí, me desmayé. Fue demasiado rápido. Me desperté y todos estaban asustados. No entiendo lo que pasó".

Todos fueron a ayudarlo y le dieron la vuelta a esa cosa, trayendo un vaso de agua, agitándolo, dejando espacio para que el niño respire. Hasta que preguntaron si Felipe había tomado café. Dijo que no había comido en más de 24 horas. El niño se desmayó de hambre.

En otra situación que es parte de una realidad mucho más amplia, la doctora de la UBS Jardim Campinas en Sao Paulo, Daniela Silvestre, vio a una mujer embarazada de 30 años que se tambaleaba al entrar a su consultorio en junio. Ojos hundidos, boca seca y muy delgada. Preguntó si el paciente había consumido drogas o había estado bebiendo. Sus ojos se agrandaron ante la respuesta de la mujer. "No. ¿No tienes nada para comer? Necesito comer".

La mujer embarazada no había comido durante dos días. Además de tratar enfermedades, la gente ha acudido a los centros de salud para buscar remedios a los problemas sociales debido a la falta de planes inclusivos efectivos.

Incluso el secretario municipal de Salud paulistano, Edson Aparecido, confirma que los casos de personas que buscan instalaciones sanitarias por hambre se repiten, volviéndose habituales. Por ejemplo en la unidad Parelheiros, también en el lado sur de la ciudad, una enfermera que trabaja en el sitio dijo que todas las semanas ve niños que piden comida durante la consulta. Agregó que las personas mayores con diabetes no pueden controlar su glucosa en sangre porque solo tienen pan y galletas para comer en casa. Las consecuencias son heridas que nunca cicatrizan y crisis que les hacen tener que ir al hospital.

La enfermera de la UBS en Parelheiros dijo que los profesionales del centro de salud piden donaciones y hacen “una vaquita” entre ellos para comprar canastas de alimentos básicos. Los ancianos postrados en cama y las madres con niños pequeños tienen prioridad en la distribución. Otra medida es enviar a los pacientes que se quejan de hambre a la asistencia social para intentar incluirlos en algún programa municipal, estatal o federal. Los contactos con ONGs e iglesias también figuran en la lista de medidas. Nada que realmente use la planificación del cambio de situación.

Sandra Sabino, secretaria ejecutiva municipal de Vigilancia de la ciudad más grande de Brasil y Sudamérica, confirma que la lista de barrios incluye São Mateus, São Miguel Paulista, Guaianazes, Ermelino Matarazzo, Itaim Paulista, Grajaú, M'Boi Mirim, Parelheiros, Jardim Ángela, Pirituba y Perus, pero en realidad es inmenso. En la mayoría de las ciudades del país, los mendigos deambulan por las calles tratando de mantenerse con vida y dormir en las aceras incluso en barrios ricos como Copacabana e Ipanema en Río, Savassi en Belo Horizonte o Higienópolis en Sao Paulo.

Brasil es un país de gente hambrienta a pesar de la abundancia de alimentos. Cadenas y supermercados comenzaron a vender huesos de buey, al descubrir el gran mercado de desnutridos del país que llega hasta la parte más baja de la clase media.

En la puerta de un supermercado en Bairro Cocó, una zona privilegiada de Fortaleza (capital del estado de Ceará), un grupo de personas recogió alimentos dentro de un camión de basura. La imagen grabada por un conductor fue compartida en las redes sociales en noviembre (17/11).

Brasil es campeón en concentración de recursos junto con Qatar, que tiene un perfil totalmente diferente en producción de alimentos, salud y educación. En Brasil, el 1% más rico concentra el 28,3% de los ingresos totales del país (en Qatar esta proporción es del 29%). En otras palabras, casi un tercio de los ingresos está en manos de los más ricos. El 10% más rico de Brasil concentra el 41,9% de los ingresos totales. En la pandemia, la cúspide de la pirámide de riqueza avanza y el 1% más rico de Brasil ya posee la mitad de la riqueza nacional (49,6%) según Credit Suisse, que señala un aumento de la desigualdad.

Todo este conjunto de datos muestra la realidad de que la pregunta es a dónde van los ingresos de la producción. Brasil fabrica con su modelo, los excluidos, aunque es un alto productor de alimentos. Realiza exportaciones masivas para cubrir la demanda de la UE y de EE.UU. Por lo cual los ingresos en moneda fuerte llegan a pocos grupos que poseen los recursos, mientras que un "ejército de hambrientos" sirve para la acumulación de capital.

Por eso los brasileños se desmayan, por la ineficacia de un gobierno coludido con un ajuste inhumano. Un engranaje que funciona de la misma forma, independientemente de las horas trabajadas o el volumen de producción.



(*) Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desarrollo estratégico. Autor del libro “El Caso Venezolano” (2016).
29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]