-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 02 de Octubre de 2022
5:12 PM
 
 
Río Negro
23/04/2020

Coronavirus

Buscan frenar contagios tras desmadre en sanatorio de Cipolletti

Buscan frenar contagios tras desmadre en sanatorio de Cipolletti | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
Foto: Prensa Municipalidad de Cipolletti

Se cerraron los principales accesos a la ciudad y vuelve la etapa anterior a la cuarentena administrada. Hubo 16 infectados en el hospital, todos personal de salud. Críticas del gremio de la Sanidad.

Laura D' Amico

Luego que el ministerio de Salud de la Nación incluyera a cuatro localidades de Río Negro entre las que tienen "circulación comunitaria", el gobierno de esa provincia busca atenuar las críticas por su manejo de la pandemia. Una de las acciones es colaborar con el freno de los contagios en Cipolletti, luego del desmadre ocurrido en el Sanatorio Río Negro, donde 16 integrantes del personal de salud se contagiaron de Covid-19.

Ayer, el intendente Claudio Di Tella mantuvo una videoconferencia con la gobernadora Arabela Carreras y definieron el cierre de los principales accesos a Cipolletti, para conformar un cordón sanitario alrededor de la ciudad que limita con la capital neuquina. 

Según se informó oficialmente, "habrá también una mayor restricción en la circulación interna, como forma de evitar una mayor exposición de la población y la propagación del coronavirus Covid 19", a partir de las 8 de hoy.

Anoche se informó, además, la decisión de volver a la etapa anterior a la cuarentena administrada a partir de hoy por el plazo de una semana. Entre las medidas, se va a disminuir el horario de atención comercial de almacenes de proximidad y supermercados de 9 a 18; se suspende la actividad de obra pública y privada; se cierran las cajas municipales y los centros de cobro del estilo Rapipago, así como oficinas de correo privados. Los bancos deberán atender exclusivamente para el pago de jubilaciones, pensiones y AUH.

Hasta hoy en Cipolletti se informaron 11 casos activos. La ciudad recaló en la agenda nacional luego de la clausura del Sanatorio Río Negro, donde 16 integrantes del personal de salud (muchos de los cuales viven en otras localidades del Alto Valle) se contagiaron de coronavirus. 

En tanto, en la localidad de Choele Choel, donde hubo 22 casos positivos y 3 fallecimientos, se implementó un cordón sanitario que impide el ingreso y egreso de personas. La pequeña ciudad del Valle Medio quedó aislada por una semana, medida que desde hoy se aplica también en Lamarque y Luis Beltrán.

Otra localidad donde hay circulación comunitaria es Bariloche que, con 59 casos confirmados, concentra casi la mitad del total provincial. Allí, al igual que en Cipolletti, se volverá a una etapa anterior a la cuarentena administrada, desde hoy y hasta el 30 de abril. 

Por último, Catriel figura entre las localidades donde hay circulación comunitaria, con la paradoja que tuvo 3 casos confirmados pero ya se recuperaron y actualmente no tiene casos activos.

Contagiados en el Sanatorio Río Negro

Una seguidilla de acciones a destiempo fueron determinantes para que 16 integrantes del equipo de salud del Sanatorio Río Negro se contagiaran coronavirus. Desde la demora en el hisopado al paciente cero que presentó los síntomas, pasando por la falta de elementos de protección personal, hasta la negativa a hacerle los testeos al personal de salud que había tenido contacto estrecho con el infectado.

La secretaria General de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Argentina (ATSA) filial Río Negro, Gloria Ovejero, graficó la situación afirmando que "siempre vamos como atrás del incendio". En diálogo con Va Con Firma, explicó que "tanto la parte empleadora como salud pública no pusieron en marcha las acciones preventivas como deberían. Hay siempre un gris entre los empleadores y salud pública pero en el medio, está el empleado", cuestionó.

En un comunicado difundido el martes pasado con la firma de 63 médicos del sanatorio, dieron su versión de los hechos ocurridos en esa institución, ante la acusación de no haber aplicado correctamente el protocolo. 

Señalaron que a la Unidad de Cuidados Críticos de la clínica de Cipolletti ingresó un paciente por otro diagnóstico y sin sintomatología de coronavirus. El hombre había estado de viaje en el exterior y sus familiares aseguraban que había cumplido con la cuarentena obligatoria. Luego se reconstruyó que no había sido así.

Indicaron que a las 72 horas de haber ingresado, el paciente desarrolló un cuadro de neumonía grave bilateral que requirió de asistencia respiratoria mecánica. En consecuencia, el 3 de abril solicitaron hacerle el hisopado en el Hospital Pedro Moguillansky, donde les informaron que demorarían 5 días en retirar la muestra para luego ser enviada a Viedma para ser analizada. 

Ante la gravedad del cuadro solicitaron realizar la prueba de manera urgente "y se negó la misma", indican en la nota, por lo que decidieron acudir a un laboratorio privado de Neuquén, "dando como resultado COVID-19 POSITIVO a 5 horas de tomado el hisopado".

El texto agrega que ante la confirmación del caso, informaron al área de Epidemiología del Hospital y solicitaron el hisopado del personal pero el pedido "fue denegado". Es por eso que el Sanatorio Río Negro "financió la realización del hisopado de todo el personal del área crítica a través del mismo laboratorio privado de Neuquén". Allí se determinó que varios trabajadores se habían contagiado y se dio inicio a la cuarentena. 

Ovejero dijo que el "seno del caso es que cuando llega el primer paciente (positivo) no se lo trata como sospechoso. Los protocolos hablan de otra cosa, pero a criterio nuestro todos los pacientes deberían ser tratados con todas las precauciones como si fuese un sospechoso porque hay mucha gente que es completamente asintomática y que en el medio de cualquier otro cuadro puede aparecer alguno de los síntomas", explicó. 

La delegada gremial agregó que "el caso del sanatorio es noticia por la cantidad de infectados pero en toda la provincia tenemos más de una dificultad para que se cumpla con la entrega de elementos de protección personal. Hay que hacer muchas discusiones, inspecciones, fiscalizaciones y demás para que por fin tengan los elementos que correspondan. Y en eso van transcurriendo días y el personal nuestro pone el cuerpo", manifestó.

270 trabajadores de la salud en cuarentena obligatoria

Los 16 integrantes del personal de salud que se desempeñan en el Sanatorio Rio Negro engrosan la lista de 470 trabajadores de la salud que contrajeron coronavirus en el marco de su trabajo en todo el país, como informó ayer Va Con Firma. Según esa nota, la falta de elementos de protección personal (EPP) y el no testeo del personal de salud son factores que favorecen el contagio en clínicas y hospitales.

En el caso del Sanatorio Río Negro, pasaron más de dos semanas desde la confirmación del primer caso de Covid-19 y más de una decena de contagios, para que el ministerio de Salud de Río Negro tomara cartas en el asunto. 

El domingo pasado, el ministro de Salud Fabian Zgaib anunció la "clausura preventiva" del lugar por el lapso de 14 días. Implica la desinfección de la clínica y poner a los 270 trabajadores de la salud que allí se desempeñan en cuarentena obligatoria para evitar nuevos contagios.

Los médicos del sanatorio manifestaron en la nota colectiva que "no encontramos la lógica de cerrar una institución de salud en una pandemia cuando desde el momento cero del hallazgo del paciente se tomaron las medidas necesarias y quedaba completar la desinfección con los debidos materiales ya protocolizados. Y en el día de hoy 20/04, más del 80% del personal que había iniciado su cuarentena por contacto estrecho y con hisopados COVID-19 NEGATIVO, se encontraban en condiciones de retornar a sus labores habituales". 

El sanatorio cuenta con una sala de terapia intensiva con 11 camas con respirador. La intención de la provincia es garantizar las condiciones de salubridad para poder contar con esa sala que podría ser fundamental para asistir a pacientes críticos de Covid-19.

Ovejero afirmó que "no queremos un sanatorio cerrado", pero aclaró que "celebramos la acción sanitaria porque son nuestros compañeros los que van cayendo". Sostuvo que la desinfección "no se podía hacer si los trabajadores estaban ahí adentro" y consideró que la medida era necesaria para poder volver a poner en funcionamiento la institución.

Además, los 270 trabajadores están siendo hisopados para descartar que estén infectados antes de volver a sus funciones. "La idea es que cuando se vuelva se vuelva con la tranquilidad de la salubridad, que es lo que nosotros venimos exigiendo", concluyó Ovejero.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]