-?
 
 
 
 
Neuquén, Viernes 19 de Agosto de 2022
4:57 AM
 
 
Neuquén
03/05/2016

Versión taquigráfica

Acalorado debate en la Legislatura

Acalorado debate en la Legislatura | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

La sensiblería, la arbitrariedad, la ideologización, la avivada, el rol del Estado, el avasallamiento de los derechos de los trabajadores, la coacción, todo eso en una sola discusión entre diputados.

Carlos Marcel *

[email protected]

En la comisión A de asuntos constitucionales se discutía un polémico (ver aparte) pero menor proyecto de ley, que obliga a los “beneficiarios” de “subsidios” de desempleo a capacitarse en algún oficio. Como si se tratara del juego de las muñecas rusas, a medida que se destapaba un tema, aparecía otro dentro de él.

Todo se inició en otra comisión (la I, de Trabajo) cuando el proyecto comenzó su camino. Allí, el diputado del Frente para la Victoria (FPV) Guillermo Carnaghi, pidió saber de qué universo se hablaba cuando se hablaba de subsidios por desempleo, ya que no había ley nacional vigente al respecto, ni programa nacional en ese sentido.El pedido de informes tuvo su sorpresiva respuesta y allí  apareció el segundo tema. Se conoció que Neuquén tiene en vigencia dos Programas mediante los cuales dos Ministerios se dividen la provincia entre capital e interior; e implementan sendos subsidios a personas desempleadas.

El método de administración no fue informado (tercer tema) y quedó flotando la idea de cierta discrecionalidad en la aplicación de dichos programas.

Ahora, una vez que el proyecto logró el despacho en la primera comisión, ingresó a la A, de asuntos constitucionales.

Raúl Podestá (Frente Grande-Nuevo Encuentro) reiteró su posición ya expresada y recomendó no convertir un derecho en una obligación para el beneficiario.

 

 

Luego, el presidente de la comisión y uno de los hombres más importantes del bloque del oficialismo, Mario Pilatti (Movimiento Popular Neuquino), le respondió diciendo que “lo que queremos establecer en esta provincia es que esa contención, transitoria, generada por el Estado para gente con problemas ocupacionales, venga asociada a una actividad que lo potencie para salir de esta situación, que es grave”.

Quizás la discusión no hubiera ido mucho más allá, pero Pilatti tiró la primera piedra y reconoció que “estos beneficios se otorgan más o menos discrecionalmente, en función del conocimiento de la situación”.

 

 

Para aumentar el hervor de los opositores presentes, habló en forma inmediata el diputado Claudio Domínguez (Movimiento Popular Neuquino), que afirmó, muy suelto, que “las altas y las bajas de estos programas son arbitrarias”.

Alguien dijo “segundos afuera” y comenzó la discusión.

 

 

 

 

Carnaghi volvió a la carga y recordó los flojitos papeles del informe del Ejecutivo, y aseguró que “lo que el informe (enviado por el Ejecutivo) nos confirma es que esto que se llama subsidio por desempleo es en realidad un aporte, del orden de los $1.100 a los trabajadores, que hoy es equivalente a una caja PAN, en términos de lo que hoy uno puede comprar con ese monto”.

 

 

 

 

Raúl Godoy (Partido Socialista de los Trabajadores) se mordió para no adjetivar pero no pudo contenerse. Dijo “parece que le estuviéramos tomando el pelo a la gente” y denunció que el proyecto abre la puerta para que “el Estado les garantice a los privados mano de obra barata”, ya que “se prevé celebrar convenios con empresas y nosotros lo vemos como una amenaza previa para que estas capacitaciones se transformen en contraprestaciones”.

 

 

 

 

De un lado al otro en el ring de la ideología, la respuesta a Godoy llegó de la boca del diputado Damián Canuto (PRO) quien, acorde al tono de los “preopinantes”, afirmó que “esta es una discusión que está llena de sensiblerías. Tenemos una discusión que está llena de puntos muy quisquillosos”, en referencia a los reparos puestos por los legisladores que se oponen a transformar un derecho en una obligación.

¿Qué podría salir mal? El espectáculo no era digno de un título mundial, pero ya había pagado el esfuerzo de los asesores, acostumbrados a tránsitos anodinos en las comisiones.

La discusión siguió entre respuestas y recontra respuestas. Jesús Escobar (Libres del Sur) elevó la apuesta, defendió la “sensiblería” y pidió que los Ministros vayan a la Legislatura a informar sobre las “arbitrariedades”.

 

El agua colmó el vaso entonces y Mario Pilatti propuso votar. El jarabe de las mayorías para resolver problemas siempre está a la mano.

Quedaba tiempo para el último uppercut. Lo usó Escobar que, viendo que el oficialismo apuraba la votación de su proyecto, antepuso la moción de discernir primero si los Ministros iban o no. Pilatti le espetó que eso era una avivada.

Escobar no toleró el desprecio y el asunto terminó con las disculpas del presidente de la comisión, que perdió ese pequeño round, pero se iba ganando el combate de fondo.

En breve, los neuquinos que no tienen trabajo y que reciben un subsidio arbitrario de parte del gobierno provincial, deberán cursar alguna capacitación obligatoria, so pena de abandonar su status de “beneficiario”.

Que así sea.



(*) Conductor del programa “La Palangana” de FM Mix.
29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]