-?
 
 
 
Columnistas
Panorama Político
24/02/2019

Pesos y contrapesos

Pesos y contrapesos | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

El quiroguismo no parece ser el único perjudicado por esa suerte de abrazo del oso en que se ha convertido la sociedad con “Mauricio”. Aunque los estrategas del MPN aseguran que ganan, según algunas encuestas Gutiérrez no logra despegarse del todo de Rioseco.

Héctor Mauriño

[email protected]

Macri, en Neuquén, podría convertirse en un salvavidas de plomo. Así parecen indicarlo la mayoría de las encuestas en danza, que dan cuenta de que las figuras locales más cercanas al controvertido presidente de la Nación, sufren los efectos de su desgaste.

Un caso es el de “Pechi” Quiroga, a quien el estar enrolado en la misma alianza que el presidente parece que no sólo no le trae ventajas sino que lo tira para abajo.

A diferencia de algunos distraídos, que todavía sueñan con beneficiarse de la devaluada figura presidencial, el intendente de Neuquén tiene voto propio, sobre todo en la ciudad, y sin embargo ha ido resignando espacio en los sondeos hasta quedar ubicado en el tercer puesto.

Capítulo aparte es el escaso apoyo material que, según trasciende de los interesados, le habría proporcionado el gobierno nacional para esta campaña. En los hechos, el macrismo de paladar negro parece comportarse como si “Pechi” fuera un candidato más y no el de Cambiemos.

Al gobierno nacional parece darle igual si gana el candidato del MPN, Omar Gutiérrez, con quien en definitiva se ha llevado muy bien durante los últimos tres años, entre otras cosas porque sus legisladores levantaron la mano cada vez que hizo falta aprobar algo.

Aunque Quiroga no lo admita abiertamente, en una entrevista que se publica hoy en este portal, cuando se le pregunta si es él o Gutiérrez el candidato de Macri, responde que “el presidente no es un simulador”, algo que dicho de un hombre que ha violado todas sus promesas, suena a rotunda ironía.

“Pechi”, que se precia a cada rato de ser un buen administrador, tampoco oculta sus diferencias cuando se trata de evaluar la hecatombe económica provocada por el macrismo: “el presidente tiene muy claro hacia dónde tiene que ir, lo que me parece es que (en el gobierno) evaluaron muy mal el camino”, desliza con los resultados a la vista de todos.

El lord mayor de Neuquén, ni siquiera podrá inaugurar un tramo simbólico del metrobús, la obra magna del gobierno de Cambiemos en la ciudad, según se informa porque no llegaron los recursos para dar la puntada final, pero según trasciende por algo peor todavía: porque en el entorno del intendente no quieren que ningún piantavotos venga a sacarse la foto y le reste más posibilidades a su jefe.

El quiroguismo no parece ser el único perjudicado por esa suerte de abrazo del oso en que se ha convertido la sociedad con “Mauricio”. Aunque los estrategas del MPN aseguran que ganan y que la capital les dará la diferencia, según algunas encuestas Gutiérrez tampoco logra despegarse del todo del candidato de Unidad Ciudadana – Frente Neuquino, Ramón Rioseco.

La cohabitación con el presi no ha dejado de traerle dolores de cabeza a Gutiérrez. Qué otra cosa se puede decir del 37% holgado que obtuvo en las internas Figueroa, disparando duras críticas al gobierno nacional.

La duda sobre a dónde irá a parar ese voto descontento la deja flotando el propio Quiroga en la entrevista, cuando plantea: “la primera pregunta que uno se hace es si Gutiérrez tiene todos los votos del MPN”.

Todo esto sin tener en cuenta lo que Sobisch, al parecer empeñado en vengarse de Sapag y de Gutiérrez, terminará restando por su lado.

Por si hace falta algún dato extra, en esta provincia en 2015 ganó Scioli, y ahora según todas las encuestas Cristina le lleva a Macri entre 11 y 12 puntos en intención de voto.

No por nada, en el último tramo de la campaña el oficialismo neuquino ha salido a machacar con el sueño de “la isla feliz” y a multiplicar su prédica contra las fuerzas de alcance nacional. En el caso del macrismo, como si no hubiera estado pegado hasta ayer.

Las encuestas son todas discutibles, claro que sí, aunque algunas coincidan en una “virtual paridad entre el MPN y UC – FN, y otras lo den ganador al partido provincial por escasos 4 puntos. Puede ser que al final el MPN conserve el piso histórico del 33% que alega tener, pero esta vez debe estar preocupado.

Para curarse en salud, se ha tomado el trabajo de presionar a la junta electoral para que prohíba poner la foto de los candidatos a vice en la pantalla de la boleta electrónica.

Que se sepa, David Schlereth y Marcos Koopmann tiene sus virtudes pero no agregan ni quitan demasiado a sus respectivas fórmulas. En cambio, Darío Martínez sí aporta, porque ese es un frente donde los dos ponen su propio caudal electoral.

¿Será por eso que el oficialismo se tomó el trabajo de proscribir la foto? ¿Será para tanto el susto?

Hay más. Si el partido provincial ganara holgadamente sin la ayuda de las famosas colectoras, para qué hizo agregar a último momento la boleta la obligación de poner la foto del primer candidato a diputado. ¿Los candidatos a vice no y los candidatos a primer diputado sí? Vamos.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]