-?
 
 
 
Columnistas
Panorama Político
23/11/2018

Una interna con gusto a poco

Una interna con gusto a poco | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Héctor Mauriño

[email protected]

La cuenta regresiva en la campaña para las elecciones internas del MPN de este domingo se agota casi sin que nadie se haya dado cuenta del todo de que comenzó. Campaña rápida es poco decir; fue fugaz, velada, casi secreta; sin grandes actos, sin mayores discursos, sin grandes debates de ideas, sin, sin…

Se dirá que mucho contribuyó a que así fuera que la lista Azul de Sapag-Gutiérrez haya buscado pasar desapercibida, como la mejor manera de desplumar la gallina sin que cacaree.

En efecto, no hubo casi entrevistas al candidato, ni grandes concentraciones, no hubo contradicciones, no hubo conflictos; visto desde este sector casi ni adversario hubo.

El eje de campaña no fue la propuesta sino la gestión. Una apelación al sentido común de la gente respecto de lo (relativamente) bien que está Neuquén en comparación con otras provincias.

Lo demás fue una larga serie de inauguraciones y de anuncios destinados a reafirmar esa visión se supone que tranquilizadora para el público. Eso sí, no hubo amor, ni odio, ni pasión, ni sueños, ni utopías, nada. Solo un ir a lo bifes como si eso fuera lo único.

Tampoco hubo respuesta a las invectivas del candidato opositor. Silencio, prudente silencio para dejar que el adversario se cocine en su propia salsa. Y también, claro, para conjurar al máximo cualquier eventual venganza si es que realmente se gana.

Del lado de la lista Violeta, en cambio, se hizo mucho, quizás demasiado, para llamar la atención. Desde el lugar un tanto incómodo del desafío crítico al gobierno del que forma parte, Figueroa se dedicó a petardear una tras otra las políticas del gobierno.

Pero su discurso careció de articulación. Más allá de la andanada diaria de críticas puntuales, no enhebró un planteo profundo que permitiera advertir una alternativa de verdad dentro del partido que gobierna desde siempre la provincia.

En política, como en todos lados, importa lo que se dice pero también desde dónde se dice. Que es necesario un cambio en el MPN, es cierto. Todos lo saben adentro y afuera del partido, pero con plantearlo no alcanza, hay que formular también una propuesta creíble, lo contrario puede parecerle a la gente un salto al vacío.

Por eso este domingo la puja será entre un conformismo un tanto vergonzante, que confía más en el aparato que en su capacidad para plantear algo nuevo y original, y una propuesta de cambio que se queda un poco a mitad de camino.

¿Y el lunes? El lunes comienza otro capítulo, lleno eso sí de interrogantes. ¿Serán capaces lo azules de garantizar a mediano plazo su planteo ‘realista’? ¿O se derrumbarán sus expectativas con una nada difícil debacle macrista? ¿Sobreviviría el sapagismo a una derrota?

Figueroa, si gana, ¿hará una revolución emepenista o lo suyo será apenas gatopardismo? Y si pierde, ¿irá por afuera como ha dejado trascender?

¿Se mantendrá mínimamente unido el MPN después de la interna?

Por ahora estos son algunos de los modestos enigmas.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]