-?
 
 
 
 
Neuquén, Viernes 19 de Agosto de 2022
5:24 AM
 
 
Entrevistas
24/07/2022

Claudio Lozano

“Estamos en tiempo de descuento”

“Estamos en tiempo de descuento” | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

En la presentación de “El Movimiento”, una nueva agrupación que pretende disputar espacios al larretismo en la ciudad de Buenos Aires, dentro de Unidad Popular, el partido del que Victor De Gennaro y Claudio Lozano son los principales referentes, este último realizó una charla donde planteó la necesidad imperiosa de revitalizar el Frente de Todos para rectificar el rumbo del Gobierno. Sus principales apreciaciones.

Pepe Mateos

La estrategia de la desigualdad

“Para entender en profundidad el momento en que estamos necesitamos analizar cómo desde 1974/1976 se viene planteando desde los poderes fácticos una estrategia de la desigualdad que

ha producido un retroceso social sostenido en los últimos cuarenta y siete años y la situación actual con los índices de concentración de la riqueza, pobreza, pérdida del poder adquisitivo y los acuerdos con el FMI, se inscribe en esa línea histórica”.

“En el 2017, Unidad Popular, la fuerza a la que pertenezco tomó la decisión de participar en la conformación de un frente muy amplio que nos permitiera desalojar al macrismo de la gestión.

El Frente de Todos fue la resultante de esa búsqueda y a dos años y medio de esta experiencia estamos muy preocupados. Creemos que más allá de las múltiples razones, pandemia, situación internacional, que la hacen difícil, hay problemas que exceden eso y nos está colocando en una verdadera situación de tiempo de descuento”.

“Nos resistimos a que una mala gestión del Frente de Todos se transforme en una excusa para el retorno al pasado, esa es nuestra preocupación central y por eso estamos recorriendo el país con la decisión de hablar con los militantes nuestros, con las otras fuerzas y con la comunidad en general.

El escenario actual exige rectificaciones. En 2021 hubo recuperación de la economía pero muchos no se enteraron porque se amplió la desigualdad en medio de conversaciones con el FMI que exige más ajustes. La recuperación quedó concentrada en muy pocos y el resultado es que el Frente de Todos perdió 5 millones de votos en la elección de noviembre de 2021. Eso debería haber bastado para tener una señal de que algo no funcionaba y que había que hacer una rectificación, En lugar de eso se profundizó la estrategia del acuerdo con el FMI y eso produjo una ruptura hacia el interior del Frente de Todos que se ha venido desarticulando y debilitando en ese proceso político y económico.

En dos años y medio se dilapidaron para satisfacer la demanda de capitales, 32 mil millones de dólares que entraron y hoy estamos sin reservas en el Banco Central, lo que nos deja sin capacidad de negociación con los actores del exterior. Tenemos un mercado interno planchado con un 40% de la población en situación de pobreza y con carencia de dólares para seguir produciendo y sostener la actividad. En ese marco estamos a un paso de la hiperinflación por un lado y a un paso de la recesión por el otro.”

“Hay que levantar el consumo popular y para eso hay que redistribuir el ingreso, hay que privilegiar ese consumo que es el que menos componentes del exterior tiene. Esto tiene que empalmarse con un programa de sustitución de importaciones, que es clave para resolver el problema productivo. En el Banco Nación desde el Consejo Consultivo de las Pymes hicimos una investigación que nos demuestra que hay productores que pueden sustituir lo que viene del exterior de un 20 a un 30% que equivale a un ahorro entre 15 y 20 mil millones de dólares de ahorro. Esos productores no hay que generarlos, ya existen. Necesitamos un plan industrial que articule consumo popular, distribución del ingreso y sustitución de importaciones. Para todo esto es necesario una decisión del poder político.

Planteamos fortalecer la economía popular . Hay que reemplazar los actuales planes sobre la base de lo que denominamos un salario social de empleo y formación y tiene que ser igual al salario mínimo, vital y móvil y tiene que estar inscripto en una estrategia que tenga que ver con resolver los problemas de la Argentina, no que cada uno resuelva individualmente que hace. Hay que armar un área de economía popular y social donde este el Estado, las Pymes , las experiencias cooperativas y que todo eso se articule como un bloque para llevar adelante un conjunto de inversiones sociales necesarias y que tiene que ver con desarrollar planes de vivienda, infraestructura sanitaria, estrategias de soberanía alimentaria y encarar un proceso de redespliegue territorial, creando nuevas ciudades, para ir desarmando conurbanos inviables que se han ido desarrollando a partir de la pobreza y la exclusión.

Es un debate de construcción que no tiene otra posibilidad que ser encarnado por quien gobierna. De otro modo lo que termina pasando es que se termina haciendo lo que los dueños del poder digita

“Este escenario necesita una rectificación. Lo que venimos haciendo está claro que no da resultados.

Todo lo hecho hasta acá le abre el camino a un retorno al pasado y hoy tenemos que dar señales que podemos rectificar el rumbo. Hace falta poder político, que es lo que este Gobierno no tiene y para poder cambiar el rumbo tenemos que refundar el Frente de Todos, revitalizarlo.

No basta con que Alberto y Cristina se sienten a conversar, hace falta una mesa política donde intervengan todas las fuerzas que integran el Frente, las principales organizaciones sindicales y sociales, los organismos de DDHH, las Pymes, todos los que han acompañado la experiencia del Frente y han estado fuera de las decisiones del gobierno todo este tiempo.

En este contexto es fundamental un programa popular antiinflacionario, contrario a la idea de desacelerar los precios enfriando la economía. Esto supone tres pasos, desvincular los precios de alimentos y energía de los precios internacionales. Esto no tiene lógica siendo un país productor ya que deberíamos pagar en función de los costos de producción local. Lo segundo es tener un sistema de control de precios antes de la góndola para evitar los comportamientos oligopólicos y monopólicos de los capitales y usar toda la potencia de las leyes que existen para poder disciplinar comportamientos.

Por último hay una inercia inflacionaria que solo se detiene congelando precios, tipo de cambio, salarios y tasas de interés. ¿Qué lo impide? El acuerdo con el FMI.

Más allá del cuestionamiento al acuerdo que es un acuerdo de subordinación a EE.UU. en el marco del conflicto con China y que es un tema que se merece discutir con profundidad cuanto antes, en términos coyunturales hoy, el acuerdo con el FMI es lo que le impide al Gobierno resolver la inflación. Para el FMI la inflación no es un problema porque en definitiva es una forma de ajuste.

Es imprescindible un cambio de rumbo, estamos en tiempo de descuento, no podemos permitir que nos afanen el futuro y no pensamos aceptar que el fracaso del Frente de Todos sea la excusa para el retorno al pasado”.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]