-?
 
 
 
Columnistas
22/07/2017

Análisis rionegrino

Las estrategias rumbo a las PASO

Las estrategias rumbo a las PASO | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Si bien recién la semana que viene empezará un importante bombardeo publicitario a través de los medios con las propuestas y acciones de las siete alianzas que competirán en las primarias, ya se puede hacer un primer análisis de los ejes o estrategias que utilizarán los aspirantes a la diputación nacional.

Hernán D´Andrea

[email protected]

Dentro de 21 días se estarán desarrollando en todo el país las elecciones PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorios). En general, por varias razones, los ojos estarán puestos en el resultado electoral de la provincia de Buenos Aires, pero lo cierto es que en Río Negro también hay primarias, pero sin confrontación interna entre partidos.

Se abrirá el juego para las elecciones del 22 de octubre en el que se deberá elegir a los reemplazantes de los hoy diputados nacionales María Emilia Soria y Luis Bardeggia.  

Lo que se puede considerar como más novedoso es que debuta en este tipo de elecciones el partido del gobierno, Juntos Somos Río Negro (JSRN), que en las primarias del 2015 no presentó candidatos.

Precisamente, el recientemente conformado partido que lidera el gobernador Alberto Weretilneck, ha decidido confrontar en estas legislativas presentando una propuesta de estricto corte provincial.

Por lo menos esa es la estrategia que aparentemente se utilizará en la campaña, durante la cual esa fuerza intentará romper con la polarización que se debate en la provincia de Buenos Aires en la disputa entre Unidad Ciudadana y Cambiemos.

A tres semanas del primer proceso electoral del año, cada una de las siete opciones que se ponen a disposición del electorado rionegrino, han dejado traslucir los ejes que marcarán las distintas estrategias o al menos las características de la campaña.

Por el lado del oficialismo, será el gobernador el gran protagonista y quien se ponga al hombro la conducción de las acciones. Así ha sucedido desde el propio lanzamiento en la ciudad de Cipolletti, cuando se develó la incógnita de quién sería el candidato, cuestión que se resolvió entre muy pocos y que generó algunas inquietudes internas en el seno del partido.

Todo indica que el objetivo es apelar al sentimiento rionegrino y generar el interés del votante en que nadie es mejor que ellos para defender sus intereses en la Nación. En tal sentido, el propio gobernador ha dicho que es un “partido sin patrones que nos manden desde Buenos Aires”, y que en estas elecciones se discute la nueva relación entre Nación y provincias.

Además de repetir con insistencia la fuerte defensa de los intereses provinciales que exhibirán los legisladores de Juntos (palabra con la que se suele abreviar el nombre del partido), paralelamente se lanzó una fuerte campaña de reprobación hacia las políticas que viene desarrollando la conducción del gobierno nacional a cargo de Mauricio Macri.

El propio mandatario rionegrino dijo hace unos días que “estamos peor ahora que cuando gobernaba el kirchnerismo”.

Sin embargo, quien ha sido el más crítico a la gestión nacional, incluso desde antes de que se iniciara la campaña o se estableciera la estrategia, fue el vicegobernador Pedro Pesatti.

Lo hizo primero con fuertes críticas por la decisión del gobierno nacional de convertir en pasibles de embargo a las empresas del Estado y a los recursos hidrocarburíferos del país, y luego también denunció severamente las intenciones de reactivar el Fondo del Conurbano bonaerense a costa del resto de las provincias.

Incluso en los últimos días, luego de que se revelaran los planes de privatización de Arsat, el vicegobernador dijo que "para el pensamiento macrista o para lo que representa el macrismo, el mercado es la expresión de todo lo bueno que nos pasa en la vida, y lo público, lo estatal, es todo lo opuesto”.

Pesatti agregó que “en realidad lo que sucede hoy es una réplica de lo vivido durante la década del ‘90, con los gobiernos de Carlos Menem y posteriormente con la Alianza, con activa participación de varios que aún hoy son referentes importantes de la política argentina”

Y finalmente, sostuvo que “no tengo dudas de que el macrismo recibirá un duro castigo en las urnas y si estamos dispuestos a castigar a un gobierno que produce desempleo y parálisis de la economía, que alienta la especulación financiera, endeuda la Argentina y empobrece el salario y las jubilaciones, debemos hacerlo promoviendo nuevas formas de comprender la política”.

El Frente para la Victoria, por su lado, luego de insistir en la relación de Weretilneck con Macri, ahora parece que ha decidido emparentarse definitivamente con Cristina Kirchner, algo que hasta no hace mucho tiempo evitaba decir.

Se nota en el partido que conduce Martín Soria que no hay, al menos por ahora, mucho movimiento en un importante sector de su dirigencia, sobre todo por parte de los intendentes -salvo algunas excepciones-, quienes parece que han decidido ser meros espectadores del proceso.

Es que la mayoría de ellos no se sienten respetados ni reconocidos por su colega roquense, que dicho sea de paso apuesta fuerte a lo que pueda pasar en su ciudad y en San Carlos de Bariloche, ciudad esta última que es la de mayor padrón electoral.

Cambiemos desarrolla la misma campaña que dio resultados en Buenos Aires y se ha puesto a “timbrear” por los pueblos y ciudades, y luego alimentan las redes sociales con las “selfies” que se sacan entre ellos en esas recorridas. Aunque en la Patagonia y en invierno el panorama es bastante distinto que en la Recoleta.

De todas formas, la principal candidata, Lorena Matzen, tiene sobre sus espaldas varias campañas de las que realizaba el radicalismo, visitando comités y reuniéndose con la gente en cada pueblo que también en su momento dieron resultados, por lo que posiblemente una suma entre aquello “aggiornado” y la nueva comunicación ideada por Durán Barba pueda sumar el acompañamiento de otros seguidores que salgan a hacer campaña y no se enteren por el Face.

El actual diputado de Cambiemos Sergio Wisky, reconoció las dificultades que tiene el macrismo para insertarse en el electorado rionegrino, pero se mostró esperanzado en lograr superar el porcentaje de votantes conseguido en las elecciones de 2015, cuando el dirigente accedió a la banca en el Congreso de la Nación.

En aquella oportunidad hubo algunas diferencias a tener en cuenta. Las elecciones legislativas se hicieron conjuntamente con las de presidente, no competía el partido del hoy gobernador, y se elegían tres diputados. Wisky entró tercero con un 24 % de los votos, ubicado después del Frente para la Victoria, que obtuvo las otras dos bancas al sumar el 57 % de los sufragios.

Todo indica que esa cifra caerá a mucho menos de la mitad, aunque en las reuniones de Cambiemos se habla de que ambicionan llegar a un 20%.

Magdalena Odarda emprendió una campaña más y pretende salir tercera en las primarias por encima de Cambiemos, lo que la ubicaría con alguna expectativa para octubre.

Su estrategia es transformarse en la “verdadera” defensora de los intereses de los rionegrinos a partir de su lucha por el medio ambiente, y sumará el tema de la central nuclear.

El panorama para Odarda también ha cambiado sustancialmente, ya que no cuenta con el apoyo de un amplio sector del radicalismo que la acompañó para llegar a ser senadora. También se desvinculó de su sociedad con el socialismo, y para colmo de males perdió el apoyo de nada más y nada menos que de su hacedora, Lilita Carrió, quien dio su apoyo a los candidatos de Cambiemos.

Las otras tres opciones electorales, el Partido Socialista y las dos representaciones de la izquierda, buscarán clasificar para poder estar en octubre.

Evaluando las estrategias de comunicación que han resuelto lo que, desde nuestra óptica, son los dos principales contendientes, es decir Juntos Somos Río Negro y el Frente para la Victoria, se podría concluir en que la figura de Macri no ha hecho pie en esta provincia o por lo menos por ahora no aporta mucho, y que por el contrario sigue gravitando la figura de la ex presidenta Cristina Fernández, a quien ha sumado a la campaña el justicialismo de Soria, luego de haber afirmado que nunca fue kirchnerista y de haber coqueteado con Sergio Massa.

De todas formas, como siempre, la verdad la sabremos en una primera instancia dentro de tres domingos, cuando se cuenten los votos.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]