-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 26 de Junio de 2022
7:37 PM
 
 
Columnistas
20/05/2016

Perspectivas

Mapa político de Río Negro

Mapa político de Río Negro | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

La provincia avanza hacia el 2017 con partidos y dirigentes muy afianzados y otros en plena fractura. Un pantallazo de lo que viene.

Hernán D´Andrea

[email protected]

 A pesar de ser un año no electoral y que las últimas elecciones provinciales en Río Negro se desarrollaron hace once meses, cuando los rionegrinos votaron la continuidad de Alberto Weretilneck al frente del ejecutivo provincial, el clima político en la provincia no ha disminuido ni mucho menos; por el contrario, hay una llamativa intensidad.

Por el lado del oficialismo, la gestión ha tenido una marcha ascendente y consolidada, que a fuerza de ser sinceros, tuvo en la renta petrolera un aporte fundamental. Pero también hay que decir que el gobernador supo jugar apuestas interesantes que le aportaron muy buenos resultados, a tal punto que hace unas semanas fundó su propio partido Juntos Somos Río Negro.

Pocos podían presumir que la figura de Weretilneck pudiera lograr en su andar la debacle del radicalismo y la aceleración de la fractura del peronismo.

En cuanto al centenario partido que había gobernado la provincia por casi 30 años y que a fines del 2011 quedó al borde del abismo, solo necesitó un empujoncito y los “boina blanca” dieron el paso adelante. Confrontó luego con el peronismo ortodoxo de Pichetto, para lo que colaboraron los no tan ortodoxos del justicialismo y el hombre logró sus objetivos.

El PRO, como en la gran mayoría de las provincias, no logra hacer pié. De Cambiemos ni que hablar. Aquí la alianza con radicales, socialistas, coalición cívica y Ari duró lo que el agua en la palma de las manos.

Y finalmente el Frente Renovador de Sergio Massa inicia por estas horas un nuevo intento de poder tener algunas posibilidades de jugar y para ello convocó ahora al último candidato a gobernador del radicalismo Cesar Barbeito.

Así las cosas, Juntos somos Río Negro constituye su propia herramienta electoral con la premisa de construir una fuerza política que esté más allá de las viejas estructuras partidarias con la idea de un nuevo movimiento político con proyección en el tiempo.

El gobernador en oportunidad del lanzamiento dijo en Regina “estamos fundando algo que le va a servir a los rionegrinos por el resto de su historia” y dijo además que “históricamente los partidos nacionales dividieron a Río Negro, y por eso a lo largo de la historia de la provincia se sentía la necesidad de un partido provincial”.

Ante el panorama de las otras fuerzas, Weretilneck, en apariencia, tiene el camino bastante allanado, si su intención es, como todo lo indica, volver a ser candidato en 2019.

Por ahora solo existen algunos atisbos del peronismo liderado por el intendente de General Roca, Martín Soria, autoproclamado candidato a Gobernador para el 2019, pero que seguramente deberá afrontar algunas situaciones internas complicadas.

Su forma no dista mucho de la que utilizó su padre en la búsqueda de la gobernación en 2011, que es salir a hostigar con denuncias de corrupción y mal funcionamiento de la gestión con la finalidad de erosionar la figura del mandatario, pero los tiempos y los actores son distintos.

Si bien se ve desmovilizado al resto de la dirigencia del FpV, hubo una señal la semana pasada cuando varios legisladores del bloque (11 de 17), salieron a desafiar esa estrategia y pidieron ser una oposición constructiva, sin denuncias grandilocuentes y poniendo al servicio de la provincia sus artes políticas. Además se descuenta que tomaran postura Doñate y García Larraburu, actuales legisladores nacionales y que siempre han tenido una posición contraria a los Soria.

Claro está que en el medio aparece el 2017 y están las legislativas intermedias y para eso habrá que tener andamiaje nacional y por ahora Weretilneck, si bien se muestra cercano a Macri ha insistido en la independencia de su movimiento y ha dicho “ni de espaldas a la nación, ni arrodillados”.

Enfrente, aun ni Soria ni ningún otro dirigente de su partido atinó a bajar a Río Negro la idea del Frente Ciudadano que propuso Cristina Fernández de Kirchner. Incluso Soria manifestó hace pocos días que “nunca fui kirchnerista”. Aun así su hermana María Emilia permanece en el bloque del Frente para la Victoria sin acompañar el salto partidario comandado por Diego Bossio por lo que se descuenta que allí estarán puestas las fichas de Martín.

Así está hoy el panorama político en Río Negro activo, pero sin nada definido, con mucha incertidumbre, y con escasas ideas y pérdida de ideales. 

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]