-?
 
 
 
 
Neuquén, Martes 07 de Febrero de 2023
12:16 PM
 
 
Columnistas
15/05/2016

Especial para Va Con Firma

"La plutocracia nos redujo a una mezcla de Honduras y Paraguay"

"La plutocracia nos redujo a una mezcla de Honduras y Paraguay" | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

El periodista brasileño, fundador y director del Diario del Centro del Mundo, nos da su visión acerca de cómo el establishment terminó con el sueño de "convertirnos en un país avanzado".

Paulo Nogueira

 En 2006, en una visita que hice a Alemania, quedé impresionado con la reverencia que la revista semanal de centro izquierda, “Spiegel”, inspira en los alemanes.

Un periodista de otra revista me contó que esperaba ansioso la llegada del nuevo ejemplar de la “Spiegel” para leer los textos de su columnista favorito. “Quedo triste cuando el artículo termina”, me contó entonces.

En el aeropuerto, al regresar a Brasil, quise comprar la “Spiegel” de la semana. El quiosquero se ofendió con la manera errática de mi pronunciación del nombre de la revista. Solo me la entregó cuando dije de manera correcta: “Ishipíguel”.

Les cuento esta historia porque vi la reacción al golpe de su corresponsal en Brasil, Jens Glüsing. El título de su nota en el sitio fue “Pierde un país”.

Escribió Glüsing: “El drama en torno de la presidente (Rousseff) es una humillación para un país hundido en una profunda crisis”. Y continuó: “El gran y orgulloso Brasil tendrá que resignarse, en el futuro, a ser citado por historiadores al lado de Honduras y Paraguay, no solo por causa del papel bizarro de sus diputados, sino también porque en esos países presidentes electos fueron apartados de forma muy cuestionable de su cargo”.

El “espectáculo indigno” de los políticos brasileños “perjudicó de forma perdurable a las instituciones y la imagen de Brasil”, redactó Glüsing. Además, recordó que si maquillajes presupuestarios fuesen crimen, muchos gobernadores tendrían que ser apartados de sus cargos, eso sin hablar de antecesores de Dilma, comenzando por Fernando Henrique Cardoso.

Ante tanto operativo mediático tramposo, mal intencionado, artífice para mejor decir, del golpe dado al gobierno del PT, la de Glüsing fue una de las mejores lecturas que leí sobre el tema, si no la mejor.

No perdió Dilma, no perdió el PT, no perdió la democracia, no perdieron apenas los 54 millones de electores cuyos votos fueron defraudados: el gran derrotado, con el “impeachment”, fue el Brasil.

Soñábamos con convertirnos en un país avanzado, menos injusto, menos primitivo. Pero nos despertó la cruel realidad acerca de que aun somos una República de Bananas, en la cual una plutocracia prehistórica y canalla siempre encuentra maneras de mantener sus privilegios.

Nuestro lugar en el mundo, en esta era, no es al lado de países como la Alemania de Spiegel, o Francia, o Inglaterra, o la Dinamarca de las bicicletas de la igualdad. Estamos, como recalcó Glüsing, enfilados con Honduras y Paraguay. A esto nos llevó el golpe de las clases dominantes.

Mientras la plutocracia no sea domada y derrotada, seguiremos así, oscilantes entre lo que parece que seremos y lo que realmente somos, aplastados en nuestras aspiraciones de ser una Nación civilizada.

Al menos, la lectura de Spiegel sobre este desgraciado episodio, sirve para comprobar cómo nos ven desde un punto de visto comprometido con la verdad.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]