-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 02 de Abril de 2023
8:39 AM
 
 
Columnistas
Panorama Político
12/03/2023

11 de marzo del ‘73

11 de marzo del ‘73 | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Se cumplieron 50 años de un hito del campo popular que muchos creían imposible pero se materializó por la lucha y la unidad del campo popular. Un hecho que alumbra el camino para momentos difíciles como el actual.

Héctor Mauriño

[email protected]

El triunfo electoral del Frejuli del 11 de marzo de 1973, que llevó a la fórmula Héctor Cámpora - Vicente Solano Lima al gobierno y del que ayer se cumplieron 50 años, es un hito del campo popular que se forjó en la lucha y en la unidad, y que es bueno tener presente en momentos difíciles como el actual.

La victoria electoral del ‘73, que fue precedida por el regreso de Perón del 17 de noviembre de 1972 se hizo bajo la consigna “Luche y vuelve” y significó el fin de casi 18 años de proscripción del peronismo.

También, el fracaso del denominado Gran Acuerdo Nacional, la estrategia desarrollada por la Revolución Argentina, para legalizar a un peronismo sin Perón y llevar al dictador Alejandro Lanusse como candidato a presidente.

Cámpora se impuso por el 49,56% de los votos y la segunda fuerza, la UCR, cuyo candidato era Ricardo Balbín, que obtuvo poco más del 21%, declinó presentarse a la segunda vuelta, que había introducido Lanusse violando la Constitución para derrotar al partido mayoritario sumando a toda la oposición.

La Junta de Comandantes, de la que el CanoLanusse era jefe, lo pensó un poco pero llegó a la conclusión que si no daba por ganador a Cámpora, iba a ser peor porque en la segunda vuelta sacaría más votos aún.

El Frente Justicialista de Liberación, estaba integrado por el Partido Justicialista, el Movimiento de Integración y Desarrollo, el Partido Popular Cristiano y el Partido Conservador Popular, entre otros, además de numerosos partidos provinciales.

Al igual que el regreso de Perón, que se había concretado apenas cuatro meses antes, el triunfo electoral del peronismo fue un proceso complejo y por momentos sangriento que muchos por entonces no creían posible.

El partido militar no se iría sin producir, en agosto de 1972, la masacre de 16 presos políticos que después de un intento de fuga del penal de Rawson estaban alojados en la base naval Almirante Zar, de Trelew.

A los bombardeos de Plaza Mayo de junio del ‘55 y el golpe de septiembre del ‘55, siguieron una larga serie de calamidades: el decreto 4161 que prohibía el peronismo, sus símbolos y hasta la mención de sus nombres; los fusilamientos del ‘56, Frondizi jaqueado por los “planteos” militares, su derrocamiento y su reemplazo por el titular del Senado, José María Guido.

Arturo Illia, que subió con el 24% de los votos y un 21% de votos en blanco, y el golpe del ‘66 de la Revolución Argentina, que comenzó con Juan Carlos Onganía, luego del Cordobazo fue reemplazado por Roberto Marcelo Levingston y finalmente por Lanusse.

Frente a todo esto, el pueblo argentino demostró su capacidad de resistencia. Primero a la Fusiladora, luego al Plan Conintes, y más tarde con el Cordobazo y el ajusticiamiento de Aramburu; y con el auge de las organizaciones armadas y la juventud peronista de las regionales que convergieron en la Tendencia Revolucionaria del Peronismo.

El triunfo del 11 de marzo se hizo bajo el lema “Cámpora al gobierno - Perón al poder”, ya que con el fin de proscribir a Perón, Lanusse había fijado una cláusula que prohibía ser candidatos a quienes no estuvieran en el país antes del 25 de agosto del ‘72.

Perón no quiso dar su brazo a torcer, “voy a volver cuando yo quiera”, desafió, lo hizo el 17 de noviembre, instalándose en la casa de la calle Gaspar Campos, en Vicente López, que le había comprado la CGT.

Desplegó una intensa actividad política, que incluyó al menos dos reuniones con Balbín. Y la creación del Frejuli en un encuentro con representantes de todas las fuerzas políticas.

No obstante, Perón no logró arrancarle a la oposición una condena a la cláusula proscriptiva, manifiestamente inconstitucional. Por ese motivo antes de dejar el país, un mes después, dejó al congreso del PJ la propuesta de nombrar candidato a su delegado personal, que era Cámpora.

Según contó mucho después Jorge Antonio, empresario de estrecha confianza de Perón, antes de dejar Madrid éste lo fue a ver y le dijo “tenemos que elegir candidato” y mencionó a tres, A Jorge Taiana padre, al correntino Julio Romero y a Cámpora.

Al primero lo descartó porque tenía un pariente político general, al segundo porque dijo “se va a querer quedar” y finalmente optó por Cámpora por su lealtad.

En la Campaña, tuvo un papel excluyente la Juventud Peronista de las regionales, constituida por el entonces delegado de la Juventud Rodolfo Galimberti, en estrecho vínculo con las organizaciones político militares Montoneros, FAR, FAP y Descamisados.

También la CGT que conducía José Rucci y las 62 organizaciones peronistas que lideraba el secretario general de la UOM Lorenzo Miguel, ambos leales a Perón a diferencia de los colaboracionistas que jugaban al medio entre Perón y los militares o directamente para los militares.

El Frejuli ganó en todas las provincias menos en Neuquén y Santiago del Estero. En Neuquén el candidato era Felipe Sapag y en Santiago Carlos Juárez, ambos pertenecientes al neoperonismo con algún tipo de trato con los militares.

En Neuquén el candidato del Frejuli fue el médico Angel Nicanor Romero. Hubo segunda vuelta y el MPN volvió a ganar y otro tanto ocurrió en al capital federal, donde el peronismo cayó derrotado frente al candidato de la derecha radical Fernando de la Rúa.

Cámpora renunció luego de 49 días de gobierno y el 23 de septiembre del ‘73 la fórmula Perón - Perón se impondría por el 62% de los votos, el porcentaje más alto de la historia Argentina.

Perón moriría unos meses después, el 1 de julio del ‘74, y el proceso democrático se frustraría el 24 de marzo del ‘76 con el golpe cívico militar autodenominado Proceso de Reorganización Nacional.

Pero el ejemplo de aquella gesta, que muchos creían imposible pero se materializó por la lucha y la unidad del campo popular, alumbra el camino para los momentos difíciles como el actual.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]