-?
 
 
 
 
Neuquén, Viernes 19 de Agosto de 2022
5:33 AM
 
 
Columnistas
31/07/2022

Cien veces menos de lo que le dieron a Macri

Cien veces menos de lo que le dieron a Macri | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
Junto a Trump, su hombre de confianza Mauricio Claver Carone: ayer en el FMI, hoy en el BID.

Mauricio Claver Carone, un secuaz de Donald Trump y hoy jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, le niega a Argentina un crédito de 500 millones de dólares. Es la centésima parte de los casi 50.000 millones que el Fondo Monetario entregó al macrismo bajo presión de ellos mismos: Trump y Claver Carone.

Miguel Croceri

En momentos económicamente dramáticos para la vida cotidiana de las familias argentinas en general, y de las familias pobres o muy pobres en particular, son muchos y extremadamente fuertes los poderes de facto que perjudican a nuestro país en su conjunto. Que perjudican al pueblo argentino y no solo actual gobierno.

En los lugares de decisión clave de esos poderes de facto -es decir los poderes “de hecho”, “de prepo”, que imponen su voluntad a la población no porque alguien los haya votado sino por el lugar estratégico que ocupan en el funcionamiento de la sociedad- hay personajes que no significan nada para la gran mayoría de la opinión pública, aunque son mundialmente conocidos en los ambientes de las elites dominantes.

Un caso concreto es el de Mauricio Claver Carone, un estadounidense que fue secuaz político de Donald Trump cuando este gobernaba Estados Unidos (EU), y que actualmente es presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) precisamente porque Trump, en los últimos meses de su mandato en 2020, ejerció fortísimas presiones para llevarlo a ese cargo.

Ahora, a mediados de julio se conoció la noticia de que Claver Carone se negaba a desembolsar un crédito para Argentina de 500 millones de dólares. Los fondos corresponden a un préstamo que el BID ya otorgó a nuestro país y tenían como plazo máximo de entrega el pasado 30 de junio.

La información fue publicada en primicia hace dos semanas en el diario Página 12 por el periodista David Cufré, quien destacó que “la llegada de esos 500 millones de dólares es importante para fortalecer las reservas del Banco Central en medio de la disputa con el team devaluadores, que por estos días se muestra en plena actividad”. (Nota del 16/07/22). 

Días después de que se revelara la negativa de Claver Carone en cuanto a efectivizar el crédito para Argentina, trascendió que el jerarca financiero internacional dijo “casi a los gritos” en una reunión de directorio del BID que “no vamos a poner en riesgo el patrimonio del banco prestándole a un país insolvente”. (También publicado por Cufré en Página 12, nota del 23/07/22). 

Y luego fue el propio secuaz de Trump el que salió a exponer y justificar públicamente su decisión. Lo hizo a través de una columna de opinión publicada en el poderoso The Wall Street Journal, medio que representa al capitalismo financiero mundial. Allí dijo que para recibir el crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, Argentina debe cumplir con las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

(El diario La Nación, de Argentina, a pesar de que propagandiza la misma ideología e intereses que el citado medio estadounidense y el personaje en cuestión, informó del tema con datos y análisis precisos, incluidos los turbios antecedentes del presidente del BID. Nota del 25/07/22). 

Préstamos y cifras

Los fondos destinados a nuestro país que están siendo bloqueados por Claver Carone, equivalen casi exactamente a la centésima parte del dinero que el FMI le entregó a Mauricio Macri en 2018, cuando Argentina le debía cero dólar (U$S 00,00) a esa institución financiera.

Una aclaración sobre las cifras: el préstamo otorgado al macrismo fue por un total de 57.000 millones de dólares. Pero cuando Cambiemos (hoy Juntos por el Cambio) perdió las elecciones se habían entregado 44.500 millones. Ese es el monto que varias generaciones de argentinas y argentinos adeudan/adeudamos al Fondo. El resto no llegó a efectivizarse. De todos modos, en la información periodística y aun en los análisis económicos suele “redondearse” la cifra y se afirma, muy frecuentemente, que el préstamo del FMI fue de 50.000 millones de dólares, o “más de 50.000” millones.

En concreto, apelando a esos números “redondos”: el crédito del Banco Interamericano de Desarrollo que el presidente de esa entidad se niega a entregar al actual gobierno argentino, representa una suma cien veces menor de la que el Fondo Monetario Internacional la dio a Macri. Son 500 millones de dólares contra casi 50.000.

La explicación de tan alevosa discriminación es profundamente político-ideológica, porque Claver Carone es un representante de la ultraderecha imperial que fue promovido por Trump como titular del BID, pero antes había sido su representante en el directorio del FMI. Desde esta última institución favoreció al régimen pro-norteamericano que gobernó nuestro país entre 2015 y 2019, y desde su cargo actual forma parte del sabotaje contra la gestión del Frente de Todos.

Además, el dirigente ocupó otros altísimos cargos en Estados Unidos durante el trumpismo, entre ellos como responsable de temas del hemisferio occidental en el Consejo de Seguridad Nacional y asesor especial del presidente en esta materia. Lo que significa, en los hechos, que estuvo siempre en puestos destinados a ejecutar la intromisión estadounidense en América Latina, particularmente con la función de combatir a los gobiernos y fuerzas políticas contrarios a la dominación de EU en la región. (La plataforma británica de noticias BBC-Mundo publicó una biografía política del funcionario norteamericano cuando llegó al Banco Interamericano. Nota del 12/09/2020). 

Deuda impagable

Desde mediados de 2018 en adelante, a través del tiempo hubo múltiples interpretaciones e incluso indicios públicos de que Trump había presionado al directorio del FMI para que le otorgara un préstamo gigantesco a Argentina como forma de salvar políticamente al gobierno macrista.

Pero fue el propio Claver Carone quien lo explicó con total impunidad y descaro en 2020, cuando hacía campaña -ante los gobiernos y poderes fácticos que debían votar su candidatura- para llegar a la presidencia del BID. Lo hizo al hablar por videoconferencia con un foro de influyentes diplomáticos, empresarios y políticos de Chile.

(Digresión: el máximo cargo en dicho banco, en seis décadas de existencia nunca había sido desempeñado por un representante de Estados Unidos sino siempre por uno de América Latina y el Caribe).

Tras aquellas expresiones del funcionario estadounidense hace dos años, un artículo de Román Lejtman en el portal Infobae explicó con todas las letras la lógica de las maniobras de Trump para controlar el poder en Argentina y en todo el sur continental. La explicación vale doble porque tanto el periodista como el medio son habituales portavoces de los intereses de EU.

Escribió Lejtman: (Comienzo de cita) “Donald Trump consideraba a Mauricio Macri una pieza clave en el tablero geopolítico de América Latina y utilizó todo su poder institucional para sostener al gobierno de Cambiemos, que estaba en jaque por un plan económico recesivo que podía abrir la puerta para un triunfo del peronismo.

“Trump pretendía bloquear una eventual llegada del justicialismo a la Casa Rosada (…). En este contexto, no solo apoyó a Macri en público, sino que también utilizó en secreto todo su poder global para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) saltara todos sus límites financieros y concediera a la Argentina un crédito histórico por más de 55.000 millones”. (Fin de la cita). (Publicado en Infobae, con un fragmento del video donde habla Claver Carone. Nota del 28/07/2020). 

Esa deuda impagable está en la raíz de los gravísimos problemas económicos que sufre hoy nuestro país y que provocan a diario grandes sufrimientos al pueblo, con la consiguiente pérdida de legitimidad social para el presidente Alberto Fernández y toda la coalición oficialista.

En la elección de 2019, la injerencia estadounidense a favor de Macri no impidió que este fuera derrotado. Por eso hoy el objetivo es desestabilizar y si fuera necesario derribar al gobierno del Frente de Todos, o al menos mantenerlo sometido y atado de manos para que no pueda tomar decisiones a favor de los intereses nacionales y el bienestar de la población.

Es así que Claver Carone bloquea, desde el BID, un crédito cuyo monto es cien veces menos de lo que el FMI -con intervención directa del mismo funcionario- le entregó a Macri.

De todos modos, el jerarca trumpista tiene su propia “interna” en la conducción del Banco Interamericano de Desarrollo. Por eso el directorio de la institución -donde están representadas naciones de América Latina y el Caribe así como Estados Unidos, varios países de la Unión Europea y además China- acaba de aprobar en la semana que termina otro préstamo para Argentina, esta vez por 1.140 millones de dólares (mil ciento cuarenta millones). (Información de elDiarioAr, nota del 27/07/22). 

Los fondos serán entregados en cuotas y son para “descarbonización del sector energético”, un objetivo enormemente loable y trascendente el porvenir de la Nación y de toda la humanidad.

Sin embargo, este nuevo crédito no influye en el presente ni en el futuro inmediato pues no tiene relación con el de 500 millones, que ya debería haberse recibido y que era “sin condiciones”, por lo cual podría haber reforzado las deterioradas reservas del Banco Central en momentos dramáticos para las finanzas argentinas y para toda la vida social, económica y política de nuestro país.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]