-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 26 de Junio de 2022
8:21 PM
 
 
Columnistas
12/06/2022

Gerardo Morales, el verdugo de Milagro Sala

Gerardo Morales, el verdugo de Milagro Sala | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Para ser candidato presidencial de Juntos por el Cambio, el gobernador radical jujeño se posiciona como “moderado”: critica a Macri y define a Milei como la “extrema derecha antidemocrática”. Es una hábil e impune estrategia de quien rompió el Estado de Derecho en Jujuy para destruir a opositoras/es políticas/os.

Miguel Croceri

En los primeros días de este mes, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, desplegó su juego político a la perfección. En una larga serie (hilo) de tuits, criticó a Mauricio Macri porque este había descalificado a Hipólito Yrigoyen, y además lo acusó: “Si tu intención es romper JpC (Juntos por el Cambio) para buscar un acuerdo con sectores de la extrema derecha antidemocrática, lo mejor es decirlo públicamente”. (Información del diario Ámbito, nota del 05/06/22). 

Paradoja cruel del empobrecido debate político argentino, fue Morales quien utilizó los términos más precisos para definir el perfil ideológico de Javier Milei, aunque no lo haya nombrado: “extrema derecha antidemocrática”. Ni desde la izquierda ni desde el kirchnerismo ni desde el Frente de Todos o el gobierno nacional, como tampoco desde los medios de comunicación afines al oficialismo, se alude a ese dirigente con las palabras precisas.

En general se lo señala como “libertario” o “liberal” o “ultraliberal”, o sea siempre con expresiones relacionadas con la “libertad”, que es justamente lo que le conviene y le hace el juego perfecto a él -y a ellos/ellas, es decir a esos espacios político-ideológicos que han tomado fuerza en diversos países en los últimos años, y en Argentina particularmente durante la pandemia del Covid-.

La paradoja reside en que el gobernador de Jujuy, apenas asumió su cargo a fines de 2015, rompió todas las reglas del Estado de Derecho en su provincia con el propósito de encarcelar a su principal rival política, Milagro Sala, como parte de un plan para destruir a la organización territorial, social y política liderada por ella, la Tupac Amaru, y además perseguir y/o meter presas/os o intimidar a otras/os opositoras/es.

Antidemocrático es Gerardo Morales, el verdugo de Sala que ahora se posiciona como “moderado” y pretende forjar una imagen pública de “demócrata” en búsqueda de la candidatura presidencial. Es una hábil e impune estrategia de quien arrasó con las libertades democráticas en Jujuy para eliminar políticamente a opositoras/es.

Copamiento judicial

El actual gobernador llegó al cargo por primera vez el 10 de diciembre de 2015, el mismo día que Macri asumió como presidente. Ambos habían ganado encabezando las listas de la alianza que en ese tiempo de llamaba “Cambiemos”. Apenas cinco días más tarde, el jujeño envió a la Legislatura provincial un proyecto, que se aprobó de inmediato, para ampliar de cincoa nuevela cantidad de jueces del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Dos diputados radicales votaron a favor de la ley, y 24 horas después juraron como miembros del más alto órgano provincial de la judicatura. A su vez, de los cuatro nuevos integrantes, los otros dos habían sido también diputados radicales en periodos anteriores.

El armado de la estructura de jueces y fiscales oficialistas siguió posteriormente con la creación del Ministerio Público de la Acusación (MPA), al cual le dieron todas las facultades de persecución penal. El gobierno jujeño designó para dirigirlo a Sergio Lello Sánchez, amigo de Gastón Morales, hijo del gobernador.

Más todavía: quien era presidenta del tribunal a fines de 2015, Clara Langhe de Falcone, alias “Titina”, también eraradical y había sido abogada personal de Morales. En los años siguientes ella dijoreiteradamente en público que la líderde la Tupac Amaru estabadetenida porque así lo quiere “la gente”.

Esa fue la base del aparato judicial que tiene presa a Milagro desde hace seis años y medio (fue encarcelada el 16 de febrero de 2016), y con prisión domiciliaria desde hace cuatro años y medio (diciembre de 2018) por disposición de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuyas indicaciones son obligatorias para los Estados miembros del sistema interamericano.

El copamiento del Superior Tribunal siguió en diciembre de 2020 con la designación como “juez” de Ekel Meyer, hasta ese momento ministro de Seguridad del mandatario radical-cambiemita. Aquel día de comienzos del año ‘16, Meyer dirigió personalmente el operativo para arrestar a Sala.

Pero actualmente el todopoderoso gobernador está en una etapa donde se supera a sí mismo en cuanto al control absoluto del corrompido aparato judicial: en las últimas semanas forzó la renuncia de algunos/as de los jueces/juezas que él mismo había impuesto, y a otros/as se las saca de encima mediante el procedimiento del juicio político. (La periodista Irina Hauser ha brindado rigurosa información sobre el tema en los medios televisivos y radiales donde se desempeña, y especialmente en artículos del diario Página 12, uno de ellos publicado hace poco más de un mes. Nota del 04/05/22). 

La impunidad política de Morales tuvo el reiterado aval político de una mayoría electoral. En 2019 fue reelegido al frente del Ejecutivo jujeño con el 43 % de los votos, aunque perdió casi 15 puntos respecto de su primer triunfo, que había sido con el 58 %. (Información del periódico digital Jujuy Dice, nota del 10/06/19). Además, en 2021 su sector consiguió el 42 % de los sufragios en la elección legislativa provincial, y sumado con otros aliados llegaron a casi el 49 %. (Crónica del diario La Nación, nota del 21/06/21). 

Contra mujeres y disidencias de género

Las tropelías del mandatario de la provincia norteña se multiplican día tras día con múltiples aberraciones. El día 3 de este mes, con motivo de la nueva jornada de “Ni Una Menos” -movilización nacional cuya saga comenzó en 2015-, desde los movimientos feministas y de las disidencias de género de Jujuy reiteraron gravísimas denuncias acerca de la violencia estatal que sufren. Denuncias siempre ocultadas por las cadenas mediáticas de la derecha, particularmente los canales televisivos porteños que tienen penetración en todo el país.

“Sufrimos violencia institucional y psicológica. Le queremos contar a la sociedad que las mujeres jujeñas nos sentimos observadas en profundidad cuando pasa un patrullero”, declaró al diario Tiempo Argentino la militante Noemí Bejarano, miembro del Grupo de Género Awkasisi (nombre que significa “flor guerrera”, según aclaró dicho medio informativo).

También describió el temor “cuando estamos en nuestras casas”, ante la posibilidad de “una nueva notificación de esta justicia injusta”. Dentro de semejante contexto, afirmó que “nos sentimos inseguras frente a las instituciones” y que están desprotegidas “ante el invento de causas penales y la violencia judicial, institucional, patriarcal y machista”, dijo la militante. (Artículo de Tiempo Argentino, nota del 03/06/22). 

A fines de mayo, el abogado Luis Paz, quien es uno de los defensores legales de Milagro Sala, declaró que “los jueces jujeños son una organización delictiva”, y reiteró que “las prácticas de espionaje siguen vigentes” en esa provincia.

El profesional del derecho se pronunció de ese modo al respaldar un proyecto de ley de los/las diputados/as nacionales del Frente Patria Grande -integrantes del Frente de Todos-, quienes proponen la “intervención federal” del Poder Judicial de Jujuy. (Reporte de FM La Patriada, que incluye el audio de las declaraciones del abogado Paz. Nota del 24/05/22). 

Golpe en Bolivia

Por si todo lo anterior no alcanzara, el gobernador y aspirante presidencial del radicalismo quedó bajo sospecha porhechos ocurridos en su provincia en 2019, semanas antes del golpe de Estado que derrocó en Bolivia al presidente Evo Morales.

En aquel momento hubo llamativas presencias en Jujuy de altos funcionarios de Estados Unidos, en una ocasión camufladas bajo una insólita visita de Ivanka Trump, hija del entonces presidente norteamericano Donald Trump. A su vez, un avión militar estadounidense realizó vuelos entre la provincia argentina y el territorio boliviano, además el gobernador viajó al país vecino supuestamente para brindar “apoyo logístico” en el combate contra incendios.

En julio de 2021, el coordinador nacional de la organización Tupac Amaru, Alejandro “Coco” Garfagnini, hizo una presentación penal para que “se investigue lo que sucedió el 4 de septiembre de 2019 y la madrugada del día 5, con motivo de la visita a Jujuy de Ivanka Trump y el arribo de un avión militar de la Fuerza Aérea de EE.UU. e importantes funcionarios norteamericanos”. (En su momento Va Con Firma informó sobre la denuncia que, como era previsible, fue cajoneada. Nota del 20/07/21). 

El tema de la posible complicidad de Morales con los golpistas bolivianos fue retomada recientemente por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti.

El funcionario nacional habló del tema el pasado martes 7, Día del Periodista, en un acto de homenaje al fallecido joven trabajador de prensa argentino Sebastián Moro, quien estaba radicado en La Paz y en los días previos al derrocamiento de Evo reportaba informes para medios de nuestro país sobre el golpe que se avecinaba. En ese contexto fue asesinado, según todas las evidencias. Murió el 16 de noviembre de 2019, una semana después de haber sido encontrado semi-inconsciente y con marcas de golpes en su cuerpo.

Durante la recordación, Pietragalla Corti aludió a la responsabilidad política del gobierno de Macri por apoyar a los golpistas con envío de armamento. Y también denunció la “colaboración” del gobernador jujeño, del cual dijo que “sin duda, en los meses anteriores al golpe habilitó los aeropuertos para que se hagan vuelos internos de Jujuy a Bolivia”. Pidió “no mirar para otro lado”, y reclamó la investigación judicial del rol del mandatario provincial, que “no fue pasivo”. (Informe de la agencia Télam, nota del 07/06/22). 

La pavorosa realidad generada en Jujuy por Gerardo Morales está a la vista de todo/da dirigente, medio de comunicación o persona común del pueblo que quiera verla.

Sin embargo, los intereses dominantes y la complicidad de la Unión Cívica Radical ocultan la verdad, y así el verdugo de Milagro Sala y del conjunto de las opositoras/es jujeñas/os sigue fabricando impunemente el perfil de un precandidato presidencial “moderado” y “demócrata”.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]