-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 26 de Junio de 2022
8:26 PM
 
 
Columnistas
05/06/2022

“Eliminar ministerios”, engaño de las derechas

“Eliminar ministerios”, engaño de las derechas | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
Diciembre 2015. Asumen Macri y Michetti. Récord de 20 ministros, más otros altos cargos políticos.

Dirigentes de Juntos por el Cambio, así como Milei y Espert, estafan a la sociedad con mentiras y trampas sobre el “gasto” público. Alfonsín, con solo 8 ministerios, terminó en la hiperinflación. De la Rúa tenía 9 y llevó al país a la quiebra. Cuando asumió Macri había 16 ministerios y él los aumentó a 20, el mismo número de hoy.

Miguel Croceri

Uno de los recursos más fáciles que están a la mano de cualquier figurapúblico cuyo discurso pueda influir a una parte de la sociedad -ya sea una figura mediática, de la política, del poder económico, etc.-, es mentir y hacer trampas con datos que en general la población desconoce, por ejemplo sobre cómo se compone el “gasto” público.

O, como suelen decir esos personajes de una manera más demagógica, sobre cómose gasta el dinero “de los impuestos que pagamos todos”, según repiten con hipócrita indignación cualquiera de ellos/ellasen televisión, radio y demás medios de comunicación, así como en las redes digitales.

En esta época de fuerte descontento social por el agravamiento de la inflación y otros serios problemas que afectan al país, se multiplican los dirigentes políticos que engañan la buena fe e ingenuidad de la gente común del pueblo, tratando de hacerles creer que muchos de esos problemas se solucionarían con la simple decisión de “eliminar ministerios”.

La experiencia nacional desde el fin de la última dictadura, es decir desde diciembre de 1983 en adelante, demuestra que las grandes catástrofes económicas sufridas por nuestro país no guardan la menor relación con la cantidad de ministerios que tenga un gobierno.

Hasta la reforma de 1994, la Constitución Nacional le ponía un viejo y absurdo corset a los presidentes para decidir cuántas serían las áreas ministeriales para organizar un gabinete. El texto constitucional obligaba a que hubiera solamente ocho (8) ministerios en el gobierno de la Nación.

Así fue que Raúl Alfonsín primero y posteriormente Carlos Menem, debieron ajustarse a ese número. Los múltiples asuntos de la vida de un país que debe administrar la autoridad pública, tenían que agruparse forzosamente, aunque se podía hacer de maneras muy distintas, pero siempre ajustándose al número “mágico” fijado por la Constitución.

Sin embargo, nada de eso tenía relación con los resultados de la política general de un gobierno y con la marcha de la economía en particular. Alfonsín, quien cumplió una extraordinaria labor histórica para restablecer las bases de la convivencia democrática, el Estado de Derecho y la paz de la Nación después de una dictadura genocida, concluyó su mandato -y debió entregar el poder cinco meses antes del plazo constitucional- con una hiperinflación devastadora de la economía nacional y de las economías familiares, a pesar de que contaba con un equipo gubernamental de solo ocho ministerios.

Información publicada por el portal El Historiador permite recuperar la conformación de cada gabinete a través del tiempo. (Aclaración: a los efectos de esta nota periodística, solo se mencionarán las áreas formalmente denominadas “ministerios”, o su expresión equivalente “cartera de Estado”, sin contemplar otras estructuras con rango ministerial pero sin ese nombre específico, como por ejemplo “secretaría de Presidencia”, o “secretaría de Estado dependiente del presidente de la Nación”, etc. Tampoco se contará el cargo de “jefe de gabinete”, establecido constitucionalmente a partir del ‘94).

Enla presidencia alfonsinista las carteras de Estado fueron las siguientes: Interior; Relaciones Exteriores y Culto; Defensa; Economía; Educación y Justicia; Obras y Servicios Públicos; Trabajo; y Salud y Acción Social.

Menem, obviamente, debió mantener el mismo número, aunque realizóadecuaciones. Por ejemplo, cuando designó a Domingo Cavallo como ministro de Economía, sumó a esa cartera el área de Obras y Servicios Públicos. Pero en sentido contrario, creó el ministerio de Justicia como estructura separada de Educación.

Por otra parte, la Constitución modificada creó, a través del artículo 100, la figura institucional del “jefe de gabinete de ministros”, y respecto de los ministros dispuso que su “número y competencia será establecido por una ley especial”.

Presidencias y números

Ya con la vigencia del nuevo texto constitucional -sin el “cepo” de ocho ministerios-, en su segunda presidencia Menem incorporó el cargo de jefe de gabinete y la estructura respectiva enla organización gubernamental, pero no aumentó la cantidad de ministros.

El gobierno siguiente, encabezado por Fernando De la Rúa, apenas sumó un ministerio -el de “Infraestructura y Vivienda”-, con lo cual fueron nueve en total. Sin embargo, como bien se recuerda, el cabo dedos años la gestión delarruísta llevó al país a la quiebra, y así se produjo el estallido de diciembre de 2001.

Es decir que la mayor tragedia económica, social, humanitaria y política sufrida por Argentina en toda su historia contemporánea durante la vigencia de un gobierno surgido del voto ciudadano, no tuvo nada que ver con el acotado número de ministerios que existían en ese momento.

Lo que ocurrió, en cambio, fue que uno de los grandes gastos del Estado -aunque esa causa siempre fue ocultada- consistía en afrontar una deuda externa acumulada desde la época de la dictadura y que finalmente resultó impagable. Así llegó el famoso “default” (palabra del idioma inglés que significa “no pagar” una deuda, y que puede traducirse al castellano sencillamente como “cesación de pagos”).

Iniciado al año 2002, el presidente de transición Eduardo Duhalde formó un gabinete con diez ministerios: de los nueve que había eliminó uno (el de “Infraestructura y Vivienda”) y, mediante sendos desdoblamientos, incorporó dos. Aparte del ministerio de Economía se creó el de “Producción”, mientras que Salud y Acción Social fue dividido en “Salud” por un lado y por otro el que pasó a denominarse, desde entonces hasta hoy, “Desarrollo Social”.

Néstor Kirchner, por su parte, mantuvo el número total de diez pero modificó la estructura del gabinete: unificó nuevamente Economía con Producción (que pasó a llamarse, precisamente, ministerio de “Economía y Producción”), y creó separadamente el de “Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios” (al cual solía nombrarse, abreviadamente, “Planificación”).

Al iniciar Cristina Kirchner su primera presidencia, subió el número total de diez a once, con la creación del ministerio de “Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva”. Además, el de “Justicia” pasó a llamarse “ministerio de Justicia y Derechos Humanos”.

La entonces presidenta, que gobernó ocho años, con el tiempo reorganizó de forma paulatina la estructura del gabinete. Así, de los once ministerios del comienzo llegó a un total de 16 cuando finalizó su segundo mandato en diciembre de 2015. En el medio fueron creados los ministerios de “Industria” (noviembre/2008); “Agricultura, Ganadería y Pesca” (octubre/2009); “Turismo” (julio/2010); “Seguridad” (diciembre/2010); y finalmente “Cultura” (mayo/2014).

(Los comentarios realizados hasta aquí incluyen datos tomados del portal El Historiador, dirigido por Felipe Pigna, que contiene un listado de todas lasautoridades desde la época virreinal, la Independencia y las guerras civiles, y luego cada presidente constitucional o de factoy sus respectivos ministros. Información de El Historiador). 

Récord de Macri

Actualmente, desde Juntos por el Cambios urgen algunas de las expresiones engañosas que le echan la culpa de los problemas del país al “gasto” del Estado por la cantidad de ministerios. Una de las que utiliza ese tipo de propaganda ideológica reaccionaria es Patricia Bullrich. Sin embargo, al llegar Mauricio Macri al gobierno había 16 ministerios, y él los aumentó a 20 desde el primer día.

O sea que la burocracia de los más altos cargos políticos creció con el macrismo a partir del minuto cero. Una de sus particularidades fue conformar un gabinete económico de seis ministros. (El tema llamó la atención hasta de medios extranjeroscon ideología afín a aquel gobierno. Así lo ejemplifica una crónica del diario norteamericano Chicago Tribune. Se puede acceder al texto en su versión en castellano, nota del 23/11/2015). Hubo, además, algunas modificaciones de nombres: por ejemplo, “Agricultura, Ganadería y Pesca” pasó a llamarse “Agroindustria”, así como “Interior” agregó otras áreas y fue el ministerio de “Interior, Obras Públicas y Vivienda”.

Pero lo más sobresaliente es que, a los ministerios existentes, Macri le sumó de entrada cuatro más: “Energía y Minería”; “Comunicaciones”; “Ambiente y Desarrollo Sustentable”; y otro de nombre ampuloso y absurdo llamado“ministerio de Modernización”. (Datos relevados del sitio web oficial del gobierno argentino, publicación del 11/12/2015). 

A partir de ese diciembre de 2015, el país comenzó un deterioro que, a mediados de 2018, se agravó con el préstamo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le hizo a Macri, pero que debían/debemos pagar todos/as los/las argentinos/as. Cuando la crisis quedó al descubierto, el entonces presidente anunció medidas marketineras para simular que achicaba el famoso “gasto” del Estado, y en septiembre anunció que había “tomado la decisión de reducir la cantidad de ministerios a menos de la mitad”.

Hasta ese momento, el fundador del Pro había marcado un “récord”, siendo “el presidente con mayor cantidad de carteras ministeriales desde el retorno de la democracia”, según una evaluación que hizo el medio digital Chequeado, cuyo perfil ideológico es predominantemente liberal. (Acceso al sitio chequeado.com, artículo del 03/09/2018). 

El número total de 20 que estableció inicialmente Macri se mantiene hoy, con el gobierno del presidente Alberto Fernández, aunque con cambios sustanciales en la composición. Por un lado, la actividad económica es administrada a través de cuatro ministerios (“Economía”, “Desarrollo Productivo”, “Obras Públicas” y “Transporte”).

En tanto, dos áreas fueron unificadas con rango ministerial en “Deportes y Turismo”, y el área tradicionalmente llamada “Vivienda”, que siempre funcionó a nivel de secretaría, fue reformulada conceptualmente como el “ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat”. Finalmente, signo de los tiempos y como traducción político-institucional de los avances de las luchas de las mujeres y las disidencias, particularmente de los feminismos y de los colectivos LGBTIQ+, fue creado el ministerio de “Mujeres, Géneros y Diversidad”.

(Puede verse el equipo de gobierno nombrado al empezar la gestión del Frente de Todos en el diario Cronista, nota del 06/12/2019. A su vez, en el sitioweb del Poder Ejecutivo se detalla no solo la estructura actual del gabinete sino el listado de los principales organismos de los tres poderes del Estado nacional. Página oficial del gobierno argentino). 

Las derechas, particularmente sus versiones más extremistas ejemplificadas en Bullrich, Milei y Espert, junto con sus infinitos/as propagandistas mediáticos/as, estafan a la sociedad con la mentira de que el número de ministerios, como manifestación del "gasto" del Estado, es una causa de los males que atraviesa el país.

Latrampaqueda al descubierto con solo recordar que la hiperinflación de hace más de tres décadas, o el estallido de hace dos, y en el medio la devastación del menemismo, y más recientemente la catástrofemacrista que empezó con un récord de altos cargos políticosy después hipócritamente los redujo "a la mitad", son hechos que destrozarona la economía nacional y provocaron sufrimientos alpueblo, sin tener la menor relación con la cantidad de ministerios que había en cada momento.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]