-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 26 de Junio de 2022
9:18 PM
 
 
Columnistas
15/05/2022

Decime si exagero

“El teatro se renueva y toma de otros lenguajes para transformarse”

Verónica Martínez Durán le cuenta a Va Con Firma cómo es salir de la pandemia para un equipo de trabajo que lleva adelante una sala independiente de teatro en Neuquén. Esfuerzos, proyectos colectivos y raptos de magia parecen ser una constante a tener en cuenta si se quiere perdurar.

Fernando Barraza

[email protected]

Si hubiera un relato en tono épico sobre el nacimiento de la sala “Deriva” en la ciudad de Neuquén seguro que diría algo así como que “surgió de las cenizas de la malograda sala Media de Luna”, expresión que -en definitiva- sería más realista que épica, ya que en septiembre de 2018 el espacio teatral independiente que se encontraba en el 700 de la avenida Sarmiento, arteria emblema del Bajo Neuquino, se prendió fuego. De aquellas cenizas, nació una nueva sala, cien metros más hacia el oeste, sobre la misma avenida, que es ésta, a la que llegamos para entrevistar a una de sus principales propulsoras, la directora, actriz y dramaturga Verónica Martínez.

La nueva sala se llama “Deriva”, un teatro independiente que abrió sus puertas sesenta días antes de que comience el aislamiento social preventivo total dictado en pandemia, por lo que tuvo que sobrevivir como pudo, al igual que muchos espacios dedicados a la cultura durante ese casi año y medio en el que resultó muy difícil motorizar sitios como este.

En este momento la sala está en plena actividad, con tres obras en cartel y siempre apostando a más. Si pasan por sus redes sociales podrán ver que los viernes, sábados y domingos hay funciones. Allí podrán ver en detalles horarios y títulos.

Conversamos con Verónica sobre varias cosas, algunas vinculadas a la producción propia de la sala (las obras “Terca” y “Próximos”, ambas en cartel) y otras más relacionadas a la profesión del elaborar el teatro independiente desde cero y en todos los terrenos. Pasen y lean con atención la propia poética de laburo de una referente del teatro neuquino que desde hace más de 30 años viene construyendo en el ámbito cultural de nuestra provincia.

-Hablanos de "Terca". Contanos en esencia que es la obra.

-Me resulta re difícil explicar “Terca”, quiero contarte que en el proceso nos fueron sucediendo muchas cosas; algunas fueron muy fuertes y nos dejaron en el borde con un montón de material explorado y mucho transitado, pero muy solas. Y cuando se suponía que debíamos renunciar al proyecto, le dimos un vuelco y le dimos una gran vuelta de rosca que resignificó el trabajo de tanto tiempo. Decidimos volvernos más tercas que nunca y llevarlo a la escena.

Si lo tuviera que explicar desde lo técnico diría que es una obra que se define a sí misma como una pieza que reúne textos, coreografía, proyección, tecnología así como, elementos ortopédicos y otros propios de la pintura. En escena abordamos el uso de la ortopedia, dispositivos móviles de comunicación que funcionan como si fueran una extensión del cuerpo, como muletas invisibles que nos ayudan a tolerar el sistema.

-¿Por qué la gente debería ir a verla?

-(Piensa) ¡La verdad que no sé por que debería verla la gente! (risas) Creo que más que una obra para ver, “Terca” es una experiencia de resistencia. La obra es sobre la huella, el rastro, el signo, la marca, la escritura y la cicatrización, que siempre continua. Es una mirada sobre nosotres mismos como seres únicos y diversos.

-¿Cómo está Deriva como sala, cómo le está yendo? ¿qué fue del lugar en líneas generales antes de la pandemia, qué fue durante y qué es ahora?

-Deriva es un proyecto que de alguna manera continúa desde Mediadeluna, nuestra sala anterior, pero con todo lo aprendido a favor. Apostamos a un espacio que permita mejores posibilidades para el montaje, espacio para recibir al publico y para llevar adelante proyectos que en Mediadeluna se dificultaban.

El cambio desatado por la pandemia nos encontró en el peor momento, porque nos mudamos en diciembre y en marzo se comenzó con el aislamiento. Sinceramente fue difícil sostener el alquiler y gastos con la sala cerrada, y nos obligó a entrar en una lucha de resistencia, y a abrir cada vez que existió la posibilidad transitar las funciones con la sala al 30 por ciento con el armado de burbujas y todas esas cosas que hubo que hacer. Pero también nos encontró con la solidaridad del publico, y eso fue maravilloso.

Hoy la sala está creciendo, logramos comprar sillas, hacer funcionar un bufete, mejorar las luminarias y seguir produciendo dentro y para la sala. Después de mucho esfuerzo tenemos estrenos propios de directorxas del equipo de la sala y de quienes nos eligen para estrenar.

-A propósito, también está en cartel la obra que "Próximos" ¿de qué se trata?

-Es una obra que nace de un texto hice en una beca de dramaturgia que realicé con Alberto Moreno, dramaturgo director y actor de Catamarca. Cuando estaba ya terminando el proceso de escritura, comencé a trabajar con Verónica Cardoso y Juan Pablo Rios leyendo y perfilando a los personajes: Gladys y Jorge, una pareja que habita un barrio neuquino del que no pueden salir por muchas horas, ya que ella está enferma y depende de una maquina a la que debe conectarse para sobrevivir. Los dos quedan al cuidado de la casa de sus vecinos más próximos.

La propuesta desarrolla el vínculo oscuro que se mantiene entre vecinos contiguos. Una proximidad envenenada por la comparación, la enfermedad, la envidia, el desamor y la desesperación de una vida miserable que los obliga a devorarse para sobrevivir.

El proceso nos llevó todo el año pasado y la sumamos a Julieta Tabbush como realizadora de objetos y escenografía. En ese momento ganamos una compañera que estuvo siempre en todos los ensayos aportando su mirada y su experiencia. Fue muy bueno también recibir en dos oportunidades a Alberto Moreno para ver como el texto escrito vivía en la escena, un trabajo de transformación con la dramaturgia que resultó muy enriquecedor. Por último contar que los vestuarios son de Gabriel Sánchez, y que hay un trabajo delicado de iluminación de Marcos Sandoval, diseñando junto a la dirección.

 

-¿Las personas que trabajan el teatro piensan y hablan sobre los nuevos hábitos de lxs espectadorxs actualmente, o no le dan tanta importancia a eso e igual producen? ¿Se debate? ¿Se plantea entre ustedes el tema?

-Sí, en la sala conversamos sobre los nuevos hábitos de lxs espectadorxs, desciframos cambios, pero a la hora de producir no estamos pendientes de quedar bien, eso sería mortal (sonríe) Nos interesa lo que queremos decir y nos sumergimos en la energía creativa con nuestrxs elencos.

El teatro es muy antiguo y sigue existiendo, más allá de la irrupción de nuevos lenguajes que pareciera que lo van a hacer desaparecer. El teatro resiste desde la época del carromato, y creo personalmente que es porque quienes lo amamos por sobre todas las cosas le damos la vida porque sabemos que la necesita, y que nos va a devolver siempre mucho más. Y no estoy hablando del dinero, claro (risas).

Es obvio que el teatro se renueva y toma de otros lenguajes para transformarse, pero sigue siendo en esencia lo mismo. "Eso" que no se parece a nada más y que solo podes experimentar presencialmente.

-Hay una tercera obra en cartel en la sala, "Glew".

-Sí, “Glew” esta los días viernes y es una obra de un elenco de Rio Negro que nos eligió para traer su estreno y pasó lo mismo con el elenco de Escena Urgente, que viene estrenando en la sala. El año pasado también estrenó “Océano Mar”, una obra de danza teatro, entre otros muchos trabajos. En el caso del elenco de “Glew”, ya nos conocíamos porque hicieron funciones en Mediadeluna, nuestra anterior sala.

-¿De qué manera trabajan la sala, tienen un elenco, permiten la llegada de cualquier elenco de la zona y de otros lados, cual sería la política de trabajo más frecuente?

-La sala no tiene un elenco, puede tener varios, lo que sí tiene son hacedores, que sostenemos artesanalmente el día a día. Todo: la programación, la difusión, la gráfica, la técnica, la taquilla, dar sala, el bufete. Dentro del equipo hay directorxs, como Sebastíán Fanello o yo, que generalmente estrenamos para la sala con nuestros elencos, que pueden variar. No hay empleados en la sala y pocas veces sobra el dinero. En esos casos se puede repartir o elegir comprar algo que la sala necesite. Cuando vas seguido a la sala a ver funciones te encontrás con ese equipo, que va rotando y te recibe siempre con la mejor disposición.

También, como te contaba recién, hay elencos que nos eligen para estrenar en la sala. Por lo general tenemos una relación previa y trabajamos en confianza. En la sala hay pocos talleres y mucha producción de teatro, porque necesitamos tener la posibilidad de producir y ensayar. Nos entra menos dinero, pero es el perfil que tiene la sala. Es una sala de teatro independiente manejada por teatristas y con objetivos claros.

-Definí por favor la relación actual de los estados (nacionales, provinciales y municipales) con los grupos de teatro y las salas

-Durante la pandemia nuestro trabajo sufrió mucho en todos los sentidos, personalmente creo que el mayor apoyo vino de parte del Ministerio de Cultura de Nación y del Instituto Nacional del Teatro. Obviamente no alcanzó, hubo que trabajar a puertas cerradas o con poco publico el triple para sostener y se cerraron muchas salas en todo el país.

El Ministerio de las Culturas de nuestra provincia, según mi mirada, no estuvo a la altura de las circunstancias. Además se manejó manipulando la información y beneficiándose en medio de la urgencia y necesidad, no solo de las salas, sino de lxs compañerxs que mas necesitaban.

El municipio desde hace muchos años prácticamente se encontraba ausente y tenemos en este momento una relación de mayor escucha, por lo menos con las salas, pero está muy por debajo de lo esperado para una ciudad tan grande.

-¿Que obra te gustaría escribir y dirigir y aun no encaraste? ¿de qué habla esa obra?

-Me gustaría escribir y dirigir otra obra para las infancias. Hice una adaptación del cuento “Monigote en la arena” de Laura Devetach y me gustaría trabajar con un cuento de Ray Bradbury “La niña que iluminó la noche”. Me interesa mucho trabajar con las infancias y elegir que y como mostrarlo. Seguramente en cuanto tenga mas tiempo voy a encarar este proyecto.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]