-?
 
 
 
 
Neuquén, Lunes 23 de Mayo de 2022
5:40 PM
 
 
Columnistas
08/05/2022

Los residuos a la capital

Contaminación ambiental camuflada y negocios

Contaminación ambiental camuflada y negocios | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Se sigue recargando la zona del Complejo Ambiental Neuquén (CAN). Ya no solo se alquilan tierras y medio ambiente como zona de sacrificio para enterrar basura de otros cuatro municipios, sino que ahora, anexarían piletas con residuos de camiones atmosféricos, baños químicos, lavaderos de autos, etc. A metros viven familias expuestas a la contaminación y cuya salud, al parecer, no les interesa.

Luis Alberto Duran *

Los compromisos incumplidos del gobierno provincial sobre política de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en la Zona Confluencia, tienen como resultado una sobrecarga de la contaminación ambiental en la Capital (CAN), que además de su propia basura, también recibe la de otros cuatro municipios. Ahora, quieren anexar piletas sanitarias. El B° Colonia Nueva Esperanza se encuentra a 100 mts., y las familias están expuestas las 24 hs. del día a la emanación de gases tóxicos de las chimeneas del relleno sanitario. La ciudad generaría unas 400-500 toneladas/día de residuos, y después de años se ha logrado muy poca separación (10-12%) en origen (viviendas), el resto se enterraría todo mezclado. Los otros municipios, sumarían en total 100-200 toneladas/día o más, y el acuerdo firmado contemplaría la separación en origen (no se conoce en que porcentaje). El resultado obtenido en la capital durante años es un dato (No hay valores actualizados a la fecha).

En el manual de “promesas y relatos” que promociona el gobierno provincial (Plan Quinquenal 2019-2023), se habla de políticas de RSU para la Zona de la Confluencia. Allí se menciona el “Proyecto GIRSU”, que lleva años sin concretarse, y del que no se habló más. Parte de este incumplimiento, lo estarían supliendo con el alquiler de espacios en el CAN, para que cuatro localidades neuquinas depositen su basura en esta zona de sacrificio ambiental (superficial y subterráneo). El alquiler de tierra y ambiente (tarifado) comenzó con la gestión anterior con dos municipios vecinos, la nueva gestión incorporo dos municipios más, y ahora, un nuevo rubro: piletas sanitarias (“calle de por medio con el CAN, se dice”). Con la presencia de un barrio con familias a pocos metros, debería ser razón suficiente para desalentar cualquier incremento de contaminación. El CAN no fue diseñado como un complejo regional, y ya no reúne las condiciones de seguridad ambiental según la Ley Provincial N° 2648/2009, Art. 17°: “…Los Centros de Disposición Final no podrán estar ubicados en áreas urbanas, o próximas a ellas, ni en áreas destinadas a futuras expansiones urbanas…” Precisamente la Ciudad crece en la ubicación del CAN.

Anuncios disfrazados

En julio de 2021 se llevó a cabo un acto en la capital que contó con la presencia del gobernador de la provincia, autoridades, el Intendente local (anfitrión), y sus pares de Centenario, Vista Alegre y San Patricio del Chañar (se incorporaría luego Plottier), allí se habría firmado “un convenio” sobre recepción, tratamiento y depósito de RSU de esas localidades en el CAN. “Cuidamos el medio ambiente de la Metrópolis”expreso entonces el Intendente capitalino. Sonaba bien a los oídos aquella frase, aunque en realidad el convenio consistía en todo lo contrario, ya que se recibiría en la Capital toneladas de basura de otros municipios, con incremento de la contaminación ambiental superficial y subterránea, con mayor carga de gases tóxicos en la atmosfera debido principalmente, a la deficiencia en la separación ¿cuidamos? “Llega todo mezclado, la gente separa muy poco, llegan hasta patógenos”(palabras de parte del personal del CAN).

No fue a la zaga la otra expresión del gobernador en aquella oportunidad: “esta es una política de cuidado del medioambiente y arranca por acá, por la Confluencia". Sorprendieron esas palabras del funcionario de mayor rango de la provincia, ya que esto debería ser una política de Estado desde hace años (la Ley Pcial. N° 2648 es del año 2009). Al parecer, se les ha hecho costumbre esto de transmitir anuncios disfrazados de lo que no son, a los que, además, se los presenta como un mensaje alentador y agradable, intentando buscar en el receptor efectos de verdad.

¿Hubo cambios en la ubicación del Proyecto Regional de los Valles y la Confluencia?

El proyecto GIRSU, era un plan del ejecutivo provincial y según información oficial, en agosto/2019 ya se había firmado un acuerdo entre Nación y los gobernadores de Neuquén y Rio Negro, para implementarlo en un predio de 51-58 hectáreas pertenecientes al Estado neuquinoubicadas en cercanías de la ciudad de Centenario, “con una enorme calidad ambiental”sugerían por entonces. El proyecto incluía la recepción de basura de siete (7) municipios de Neuquén más otros seis (6) de Río Negro. ¿Qué paso? Ahora que gobiernan la capital, pareciera que pretenden transformar y adaptar parte de aquel proyecto en el ejido de Neuquén (CAN), que está sobrecargado con basura sin separar, y cuya ubicación ya no reúne las condiciones exigidas por la legislación. Un “caso llamativo” es el del municipio de San Patricio del Chañar que envía su basura a la capital neuquina desde 52 kilómetros de distancia, cuando en 2017 ya se anunciaba que estaba terminado el estudio para depositar sus residuos en conjunto con la comuna vecina de Campo Grande (Rio Negro) distante a 8 kilómetros.

El alquiler de tierra y medio ambiente como negocio

Los “convenios” firmados con los otros intendentes para enterrar basura en la ciudad, no dejan de ser una “transacción comercial”, en donde el municipio local (Nqn) ofrece a otros municipios un servicio de admisión, tratamiento y enterramiento de basura, además, del alquiler de su medio ambiente superficial y subterráneo como zona de sacrificio ambiental para acumular pasivos. Para desarrollar esta prestación, la comuna debe afectar recursos en el CAN: tierras, maquinas, personal, insumos, instalaciones, “ambiente” y como contraparte, los municipios “beneficiados” deberán abonar una tarifa por cada tonelada de basura que ingresen, y así, se lessoluciona un gran problema en sus comunidades, pero, “se lo trasladan a la Capital”.El municipio local tiene un contrato en el CAN que no contemplaba a este lugar como un depósito regional de basura. Además, no parece muy razonable que se intente confundir, utilizando como justificativo principal de este negocio, la creación de fuentes de trabajo, ya que las/los trabajadoras/es, que allí separan, lo hacen solo con “una pequeña parte de los residuos” ingresados (el resto se entierra), los que luego, tienen que comercializarlos para hacerse sus magros salarios. ¿Cuánto de las 500 toneladas/día o más, son tratadas y separadas por el personal?

¿Y la salud de la gente? Las viviendas del B° Colonia Nueva Esperanza están a 100 mts. del CAN, y para graficar aún más el problema, en el 7º Congreso de Medio Ambiente realizado en la Universidad Nacional de la Plata (Año 2012), ya se presentaban trabajos en donde para poblaciones mayores a 50.000 habitantes los rellenos sanitarios debían ubicarse entre 5.000 y 10.000 metros a partir del perímetro urbano. El problema de la basura es cultural y solucionable, y lo esencial debería relacionarse con la aplicación deuna política ambiental que priorice la salud de las personas como un valor a cuidar, que asigne presupuestos apropiados con campañas agresivas de comunicación y difusión (duraderas), combinando medidas en la generación (origen) para reducir toxicidad y cantidad, con medidas efectivasa posteriori (reutilización, reciclado, compostado, etc.).

El Intendente capitalino sigue aplicando políticas que admiten una mayor sobrecarga de contaminación ambiental en la ciudad (CAN), y no surgen iniciativas superadoras sobre RSU ni del gobierno provincial, ni del municipio que contemplen la protección de la salud de aquellos vecinos expuestos a la contaminación constante y de la ciudad en general. Lo que sí surgen son soluciones mercantilistas: ahorro de tierras e inversiones por parte de provincia; el lucro que se obtiene con el alquiler de tierra y medio ambiente en el CAN para enterrar basura; la construcción de piletas sanitarias para depósito de residuos (varios). ¿Y el cumplimiento de la legislación ambiental de la provincia? ¿Y el compromiso del proyecto GIRSU asumido, que lleva años sin concretarse? Creo que estamos ante un concepto de solidaridad mal entendidacuando se recibe basura de otros municipios en un lugar que no reúne las condiciones de seguridad ambiental, y con familias a 100 mts.

Un primer paso para comenzar a cambiar podría ser, dejar de lado esto de transmitir anuncios disfrazados de lo que no son, con los que intentan camuflar una mayor contaminación ambiental, negocios, incumplimientos y/o ineficiencias. Se desentienden del cuidado de la salud de las personas y el medio ambiente como bienes públicos.



(*) Ex concejal de la ciudad de Neuquén (2015-2019).
29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]