-?
 
 
 
 
Neuquén, Viernes 19 de Agosto de 2022
4:37 AM
 
 
Entrevistas
17/12/2020

“Vamos a provocar una revolución en la provincia”

“Vamos a provocar una revolución en la provincia” | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Rolando Figueroa vuelve en son de paz pero no oculta sus intenciones de ir por la gobernación en 2023. Dice que tiene buen diálogo con Sapag y con “el 99 por ciento” de su partido. Opina que al presidente Alberto Fernández le tocó “un año muy difícil” e hizo “todo lo posible”.

Marcelo Pascuccio y Héctor Mauriño

El ex vice gobernador Rolando Figueroa rompe el silencio autoimpuesto para volver al ruedo político con un llamado a la “reconstrucción” de Neuquén. No pone por delante su deseo inocultable de ser gobernador en 2023, pero advierte que “en el momento oportuno vamos a provocar una verdadera revolución en la forma de gobernar y administrar la provincia.

El que sigue es el dialogo mantenido ayer con integrantes del programa La Vaca Atada, que se emite por Radio Nacional Neuquén.

-¿Qué hizo durante este año?

-¡Uf! (hace una breve pausa). Sufrir, como sufrimos todos, pérdidas de amigos, de familiares, imposibilidades de contacto. Eso en primer lugar. Y por otro lado yo me había autoimpuesto un año de silencio, o dos años desde la interna si se quiere ver así también, ganamos el 12 de marzo las elecciones. Y bueno, trabajé home office, como muchos de nosotros. Pude estudiar, me recuperé de una dolencia importante que tenía en la espalda, pedí licencia sin goce de haberes en mi cargo de planta permanente en la provincia. He hecho muchas cosas y fundamentalmente me vinculé mucho más con la familia, por supuesto.

-Después de un año de silencio viene a ponerle un poco de pimienta a la interna del MPN, porque es un candidateable a la gobernación lo reconozca o no. ¿Cómo piensa hacer campaña a partir de ahora para llegar a la gobernación?

-Yo creo que son momentos de reconstrucción de nuestra provincia. Y por supuesto también de nuestro país y del mundo. Yo siempre digo que quienes pertenecemos al Movimiento Popular Neuquino tenemos una mentalidad que miramos mucho lo que sucede en la provincia, tenemos ese sentimiento especial. Me parece que acá hay que volar muy por encima de las internas, muy por encima de los partidos políticos. Tenemos que generar y movilizar una gran convocatoria para la reconstrucción de Neuquén, para lo cual necesitamos a todas las fuerzas. Las reconstrucciones se realizan después de una pandemia, después de vivir todo lo que hemos vivido, y se realizan con todas las personas que tengan buenas intenciones de sacar esto adelante y que quieran asumir una responsabilidad. Y ese es el camino que al menos nosotros nos estamos trazando. Integrar el equipo de la reconstrucción de Neuquén.

-¿Qué espacio ha encontrado por parte del gobernador Gutiérrez y de Sapag como líder del partido para este trabajo por la reconstrucción?

- Yo estoy hablando con todos los dirigentes políticos de absolutamente todos los espacios. Poder haber compartido primero como diputado y posteriormente como vicegobernador la Legislatura, me ha permitido establecer muchos vínculos con los dirigentes de los distintos partidos políticos. En el caso particular del Movimiento Popular Neuquino me he reunido también con el 99 por ciento de los dirigentes, nos seguimos reuniendo, seguimos teniendo conversaciones. Yo fundamentalmente apunto a reunirme con la gente, es donde estoy enfocado con más dedicación, con más atención. El llano nos permite correr ese velo que muchas veces la gente se imagina respecto del funcionario. En mi caso nunca existió un velo, pero creo que el diálogo en el llano permite que la gente nos diga muchas otras cosas. También de alguna manera es la explicación de por qué los grandes líderes de nuestro partido, desde Felipe Sapag, Pedro (Salvatori) construyó de otra manera su liderazgo, pero también Jorge Sobisch (lo hizo) desde el llano, y también Jorge Sapag. Han construido estos liderazgos desde el llano y eso permite empaparse muy bien de la realidad para construir la propuesta política del Neuquén que viene. En ese camino estamos trazando. Con Jorge Sapag sí tengo diálogo, con él también me une un afecto de muchísimos años, y estamos también reconstruyendo una relación.

-Usted, después de haber obtenido alrededor del 40 por ciento de los votos en la interna, amenazó con romper el partido, y hoy, dijo que aquello fue un grito de rebeldía. ¿Cree que ese grito de rebeldía ha sido comprendido por Sapag y por Gutiérrez?

-Fue un grito de rebeldía, yo interpretaba que se estaba cerrando demasiado el partido, y con una alianza que se había construido de uña y de piel con el gobierno macrista, sin lugar a dudas. Los preceptos que reza nuestra carta orgánica dice claramente que somos justicialistas, y en ese momento se estaban apoyando medidas que nada tenían que ver con nuestro partido y con sus raíces. Ese grito de rebeldía ahora es una voz de convocatoria y de brazos abiertos para reconstruir este Neuquén. Don Elías (Sapag) tenía un dicho que Jorge (Sapag) siempre lo repite, y es que los agravios, las disputas, en política muchas veces deben terminar a los seis meses. Yo creo, al menos de mi parte, que tenemos un gran sentimiento construido a lo largo de los años, y ese sentimiento es el que se reconstruye y se está reconstruyendo.

-Usted se presenta un hombre del interior neuquino, pero hay otros pretendientes para la gobernación, como Marcos Koopmann o Pablo Gutiérrez Colantuono que tienen sus propios respaldos, ¿cómo va a hacer desde el llano para construir un liderazgo?

-Yo creo que todas las personas del MPN tienen la posibilidad de construir dentro del partido, de construir sus alianzas. De manera particular yo estoy trabajando para una alianza con la gente, estoy construyendo la propuesta política muy palmo a palmo, muy desde el llano, con recorridas tanto físicas con por Zoom con la gente de mi provincia, y creo que tenemos muy buena recepción. Por supuesto respeto todas las ambiciones individuales que puedan llegar a tener otros dirigentes, no solo de mi partido sino de todos los partidos políticos de la provincia. Y bueno, construiremos ojalá que una gran propuesta para la reconstrucción de Neuquén, porque verdaderamente se necesitan muchos pensamientos. Creo que ese es el camino, al menos el que nosotros hemos trazado.

-Mencionó el caso de Sobisch, cuando apareció en la escena política disputando la gobernación encarnaba la renovación, que después lo hayan sido o no es otra cosa, es esa capacidad de reciclarse del MPN, ¿Usted aspira a hacer lo mismo?

-Yo creo que para generar un apoyo contundente, uno tiene que proponer cambios. Esos cambios tanto mi equipo de trabajo como yo lo estamos proyectando y los tenemos. Nosotros vamos a provocar una verdadera revolución en la forma de gobernar, una verdadera revolución en la forma de administrar esta provincia, y vamos a presentar cuando sea el momento oportuno y hayamos relevado toda la provincia, la propuesta de gobierno. Pero le anticipo que es algo totalmente revolucionario, con otra mirada, y muy pero muy cercano a lo que pretende la gente. Repito: el llano me permitió vincularme de otra manera con la gente, y esa vinculación es la que hace que Neuquén, para la reconstrucción y para llegar a la luz, necesita cambios contundentes. En primer lugar por ejemplo nosotros, en toda esta etapa. O mejor dicho la clase que conduce hoy, pidió sacrificios a absolutamente todos los sectores. Sacrificios que comparto particularmente en el caso de los que han hecho grandes diferencias, no en el patrimonio histórico sino grandes diferencias con la pandemia específicamente, teniendo rentas extraordinarias, por ejemplo Mercado Libre. Pero yo creo que si hay una parte que quedó afuera de este sacrificio es la clase política, y creo que la clase política es la primera que tiene que hacer los sacrificios en estos momentos de crisis.

-Hemos hablado de los candidatos del MPN pero no de los potenciales candidatos de otras fuerzas. ¿Cómo los ve a Darío Martínez y a Ramón Rioseco?

-Son dos dirigentes que tienen trabajando desde hace mucho dentro de la provincia. Ahora Darío tiene semejante responsabilidad, como es llevar adelante la política energética de nuestro país. Por suerte, y lo veo con buenos ojos, han convocado a alguien de Neuquén. Si hay algo que podemos hacer los neuquinos es contribuir, en una primera instancia con un proceso de sustitución de importaciones por ejemplo del gas, para pasar posteriormente a la exportación. Pero primero tenemos que enfocarnos en una sustitución de importaciones. Darío tiene un gran desafío y un gran trabajo, creo que se va a enfocar específicamente ahí. Para hacer las cosas bien va a tener que estar mil por ciento en esa función. Respecto a Ramón, lo veo también un dirigente que ha construido durante muchos años la posibilidad de ser un candidato, lo ha sido. Una dirigencia que ha construido de forma importante dentro de la zona centro de la provincia, fundamentalmente desde Cutral Co. Una persona que evidentemente muchas veces en soledad ha convocado muchas voluntades. Los dos son dirigentes que gozan de total respeto, al igual que todos los dirigentes de la política neuquina. Los considero muy bien a ambos.

-Mencionó en dos oportunidades que habla con todos los sectores. ¿Esto significa que la construcción que propone desde el MPN pretende ser más amplia, o quiere decir que se daría por fuera del MPN?

-No, no. Yo creo que no hay que ponerle partido a las cosas. Las circunstancias nos están llevando a que pensemos muy, muy en grande. Nosotros tenemos que reconstruir Neuquén. Con todo lo que implica la palabra reconstruir. Cómo vamos a fortalecer y robustecer el trabajo en educación, que es la primera inversión que tiene que hacer un Estado. La pandemia dejó al desnudo unos desequilibrios en las posibilidades de educarse muy importantes, según la accesibilidad que cada cual haya tenido para lo digital. Hay lugares en los cuales no se ha podido avanzar o cumplir con los objetivos del año, y en otros lugares se ha hecho bien. Esas brechas son en el caso educativo inmediatos, o sea estamos participando quizás en varios lugares de genocidios educativos, porque ya no tenemos posibilidades de que esa zona se desarrolle. Es muy serio lo que ha ocurrido. Por otro lado, por supuesto la salud pública, el desarrollo de las energías limpias, además del desarrollo de energías a través de los hidrocarburos, y por supuesto cuidando el medio ambiente. Fortalecer la producción, el turismo, el arraigo local. ¿Cómo puede ser que la franja media de toda la provincia de Neuquén haya perdido tanto peso relativo poblacional respecto del resto? El 70 por ciento de la población viviendo en la Confluencia. Son cuestiones que tenemos que generar una verdadera revolución para poder cambiar las cosas. La gente está dispuesta, y nuestro equipo y yo por supuesto, también.

-¿Cómo lo ve a Alberto Fernández, cree que está haciendo las cosas bien, ayudando a desmontar la grieta que creó la derecha en la Argentina?

-Al presidente le tocó un año muy difícil. Esta pandemia es única, todos la hemos vivido como algo inimaginable, ni es una película de ciencia ficción nos hubiéramos imaginado lo vivido. Con lo cual un presidente que asume y poder evaluarlo es como evaluar, por ejemplo si vamos a términos futbolísticos, a un jugador que se va a probar y el campo de juego está torcido, llovido, y además el jugador tiene gripe. No podemos evaluarlo. Yo creo que se ha hecho todo lo posible en las circunstancias actuales.

-Le pregunto por el presidente porque cuando gobernaba Macri el gobierno de Neuquén estaba más cerca de Macri que del cielo, y usted se planteaba como la pata peronista del gobierno…

-Mire, la carta orgánica del Movimiento Popular Neuquino, en su primer carátula, dice que somos justicialistas. Yo, ya con eso, huelga cualquier tipo de comentarios.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]