-?
 
 
 
Exterior
03/06/2020

Antirracismo

En EE.UU. desafían el toque de queda

En EE.UU. desafían el toque de queda | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Las manifestaciones tras el asesinato de George Floyd se repiten en las principales ciudades norteamericanas. Voceros informales de las fuerzas armadas se oponen a que el Ejército sea enviado a resguardar el orden interno. Las protestas se extienden por Europa y una marcha en París fue violentamente reprimida.

Ocho días después de que en Estados Unidos el ciudadano afroamericano George Floyd fuera asesinado mediante asfixia por un policía en Minneapolis, las protestas contra la violencia policial racista continúan en Nueva York, Washington y la mayoría de las grandes ciudades en abierto desafío al toque de queda, mientras los militares dan señales de despegarse políticamente del presidente Donald Trump.

La distancia que tomaron algunos sectores de las fuerzas armadas, expresada a través de voceros informales, se debe a que consideran que el mandatario usa al Ejército con fines políticos, como ocurrió con controvertidas declaraciones del secretario (ministro) de Defensa, Mark Esper, y el despliegue de militares alrededor de la Casa Blanca.

Esper, en medio del estallido de protestas contra la brutalidad policial, el racismo y la desigualdad social, todo exacerbado por la crisis económica del Covid-19, declaró el lunes que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deben "dominar el campo de batalla" para reponer el orden, 

Además, tanto él como el jefe del Estado Mayor, el general Mark Milley, acompañaron a Trump cuando este caminó el lunes por la noche hasta la iglesia de Saint John, un edificio emblemático cercano a la Casa Blanca y dañado en una protesta. Para realizar ese acto de presencia del presidente y los jefes castrenses, previamente se reprimió con violencia una manifestación pacífica.

Todo eso ha causado consternación en la oposición demócrata y entre exmilitares. El exgeneral Martin Dempsey, quien fuera jefe del Estado Mayor, dijo por Twitter que “Estados Unidos no es un campo de batalla. Nuestros ciudadanos no son el enemigo".

El Congreso no quedó al margen del caso. El influyente presidente del Comité de Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, Adam Smith, se mostró preocupado por el liderazgo "autocrático" de Trump y por "cómo afecta el juicio de la jerarquía militar". Afirmó que “el papel del Ejército estadounidense en el mantenimiento del orden en el territorio está limitado por la ley", recordó.

Efectivamente, una ley prohíbe recurrir a militares en actividad para taras de mantenimiento del orden, excepto si se produce una insurrección. En caso de desorden público, corresponde a cada estado del país recurrir a expolicías reservistas que integran una fuerza llamada Guardia Nacional.

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a Trump de "transformar el país en un campo de batalla dividido por los viejos resentimientos y los nuevos miedos".

Las minorías están ampliamente representadas en el Ejército estadounidense, considerado una forma de ascenso social, y la incomodidad era palpable entre los militares una semana después del asesinato de Floyd.

"Soy George Floyd", tuiteó el suboficial Kaleth Wright, uno de los miembros más destacados entre el personal militar afroestadounidense. "Como la mayoría de los aviadores negros y otros en nuestras filas, me indigna ver a otro hombre negro morir en televisión ante nuestros propios ojos", afirmó.

Protestas y conflictos políticos

Al finalizar la jornada de ayer, por tercera noche consecutiva, miles de estadounidenses desafiaron el toque de queda y las amenazas de Trump de convocar al Ejército, y salieron a las calles de decenas de ciudades. 

El clima social es cada vez más tenso, y tuvo un pico en la noche del lunes cuando en ciudades como Washington, Dallas (estado de Texas) y Richmond (Virginia) las policías locales atacaron a manifestantes con balas de goma y gases lacrimógenos. 

Incluso fueron atacados periodistas de medios muy reconocidos. La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, dijo que el accionar de los uniformados fue “vergonzoso”.

Ayer, Trump arremetió contra el gobernador de Nueva York, Andrew Coumo, y el alcalde de la ciudad del mismo nombre, Bill de Blasio, por la situación vivida como resultado de las protestas por la muerte de Floyd y lo ha comparado con la ausencia de "problemas", según él, registrada en Washington. 

Cuomo y Di Blasio, ambos pertenecientes al Partido Demócrata, están enfrentados entre sí y el gobernador ha criticado el mandatario de la ciudad por su falta de respuesta a los hechos de violencia.

El alcalde anunció ayer la prologanción del toque de queda en Nueva York, después de que el lunes Manhattan fuera escenario de saqueos, sobre todo en negocios de lujo. Locales marcas como Nike, Michael Kors o Lego y otras de aparatos electrónicos fueron tomadas por grupos de jóvenes.

Violenta represión en París

Cada vez más en los últimos días, ola de protestas antiracistas atraviesa las fronteras norteamericanas y se multiplica con movilizacion de solidaridad en otras ciudades del mundo. 

Ayer la manifestación más importante tuvo lugar en París, en donde miles marcharon en abierto desafío a las medidas de precaución por el coronavirus y fueron reprimidas por la Policía.

Unas 15.000 personas se concentraron junto al nuevo Palacio de Justicia de la capital francesa para reclamar justicia no solo por el crimen contra George Floyd en Estados Unidos, sino también para denunciar el asesinato de Adama Traore, un joven negro,hace tres años.

Traore, francés de 24 años y cuya familia provenía de Mali, murió el 19 de julio de 2016 en una dependencia de Gendarmería de la ciudad de Persan, en la región de París, tras ser detenido al término de una persecución.

El caso se convirtió en un emblema de la lucha contra la brutalidad policial en Francia y ahora el tema volvió al centro de la escena pública por un informe judicial que confirmó la responsabilidad de la Policía. Esa misma fuerza reprimió ayer con balas de goma y gases lacrimógenos a quienes se movilizaron para reclamar justicia. 

En días recientes, aunque menos numerosas en cuanto a los participantes, también hubo manifestaciones contra el racismo y la violencia policial en Londres y Berlín, así como en Toronto, Canadá, y en Sidney, Australia.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]