-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 02 de Octubre de 2022
8:32 PM
 
 
Informe Especial
17/09/2017

Elecciones legislativas

Solo el candidato de Cambiemos está a favor de la reforma laboral

Solo el candidato de Cambiemos está a favor de la reforma laboral  | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Los principales candidatos a diputado nacional por Neuquén expresan sus posiciones frente a la modificación de los convenios colectivos de trabajo. Cambiemos expresa la necesidad de realizar reformas, el MPN acuerda con lo realizado en Vaca Muerta mientras que Unidad Ciudadana y el Frente Neuquino se oponen.

Diego Colao

[email protected]

Bajar el costo laboral, generar competitividad, atraer inversiones, competir con Brasil, frenar los abusos de los juicios laborales, mantener los puestos de trabajo, permitir el crecimiento, crear reglas de juego claras; son algunas de las tantas razones que presentan las corporaciones económicas y políticas para impulsar una reforma laboral en el país, con la mira en las principales reformas en el mundo, como la de Francia o la del país vecino.

A pesar de que la intención del gobierno de Cambiemos es aplacar la discusión para que el tema no genere polémica en la disputa electoral de octubre, por lo delicado y ríspido que resulta la temática del empleo para las grandes mayorías, es inevitable su inclusión en la agenda de los candidatos.

En Neuquén, de los cuatro principales candidatos a diputados nacionales, sólo el oficialismo nacional se manifiesta abiertamente a favor de una propuesta de reforma ya que “los costos laborales son muy altos”, mientras que la candidata del Movimiento Popular Neuquino (MPN), deja alguna puerta abierta al manifestarse de acuerdo con la adenda en el convenio de los petroleros, que “en su momento fue muy oportuna”.

Tanto el candidato de Unidad Ciudadana, como el del Frente Neuquino, se plantan sin dilaciones frente a cualquier modificación de la legislación laboral y rechazan el acuerdo concretado en Vaca Muerta a principios de este año, por considerar que es el modelo a seguir en el país.

Dos pesos pesados del mundo empresarial y financiero plantearon este fin de semana el tema en los principales diarios, ya que tanto Marcos Galperín, CEO de la empresa Mercado Libre, como el representante del JP Morgan pidieron a gritos su implementación.

“Viendo la reforma laboral brasilera, Argentina puede: imitarla, salirse del Mercosur o resignarse a perder millones de empleos a Brasil”, expresó el líder de la empresa de ventas on line, mientras que Facundo Gómez Minujin, del gigante financiero, dijo en una entrevista a Clarín que “ahora hay que ir a buscar al Congreso que respalde la reforma tributaria, la reforma del mercado de capitales y la reforma laboral”, ya que “si en octubre de 2018 esas reformas no se aprueban, vamos a estar en un problema serio”.

Tal como indica el diario La Nación, esta semana el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca,  reunió a los principales referentes del bloque legislativo de Cambiemos para decirles que “no habrá por ahora un proyecto oficial para modificar la ley de contrato de trabajo ni la de asociaciones sindicales”, sino que la estrategia para la reforma laboral es “negociar acuerdos sectoriales con empresarios y gremialistas, con el eje en la modificación de convenios para así bajar los costos laborales y reducir la conflictividad”.

David Schlereth, candidato a diputado de Cambiemos, fuerza que obtuvo la mayor cantidad de votos en Neuquén, destacó que “los costos laborales son muy altos”, y agregó que “el gobierno está haciendo grandes esfuerzos para ver de qué manera se pueden reducir”.

“La falta de empleo que hay en Argentina, no en todo, pero en algún sentido, tiene que ver con problemas en la legislación laboral que provoca muchas veces que quienes tienen posibilidades de crear empleo, encuentren dificultades para hacerlo”, indicó el actual presidente del Concejo Deliberante de Neuquén.

Desde el MPN, intentan mantener el siempre frágil equilibrio de la independencia con el oficialismo nacional, por lo que su candidata, Alma “Chani” Sapag, expresó que “la postura siempre va a ser en defensa de los trabajadores”, ya que para su partido un “derecho adquirido es un derecho”, y agregó que “en el momento en que se presente un proyecto de ninguna manera vamos a levantar la mano sin antes estudiar paso a paso, y sobre todo, consultar con los trabajadores”.

Darío Martínez, candidato a renovar su banca de diputado nacional por Unidad Ciudadana, detalló que “en primer medida se va a ir poniendo de rodillas a todos los gremios de los trabajadores; para eso también provocaron un proceso de recesión importante donde el fantasma de la desocupación se ha asentado en cada familia; y en estas circunstancias, viene primero la adenda en cada convenio colectivo de trabajo de cada sector, y luego viene la modificación de la ley para reafirmar esas adendas”.

Y advirtió que “el gobierno está intentando instalar la idea de la necesidad de bajar el costo laboral en la Argentina, algo que enorgullecía a un proyecto que tenía a los trabajadores como eje, y que avergüenza a un proyecto que tiene a los grandes empresarios como eje”.

Ramón Rioseco, del Frente Neuquino, manifestó que “no estamos de acuerdo con ninguna reforma laboral de ningún carácter, son todos atajos del neoliberalismo para hacerle un ajuste a los trabajadores, y no se puede hablar de una reforma en este país donde el salario promedio es de 8.000 o 9.000 pesos”.

El candidato de la fuerza que obtuvo el cuarto puesto en las PASO, con una poca cantidad de votos por debajo de Unidad Ciudadana, afirmó que “lamentablemente hay sectores del justicialismo y de Sergio Massa que trabajan con el gobierno y pueden llegar a conseguir los votos” para aprobar la reforma laboral en el Congreso, “pero nosotros estamos en contra de cualquier reforma que es una excusa perfecta para darle más ganancias a las empresas y a los ricos”.

En Francia, esta semana 400.000 obreros marcharon contra la reforma laboral que impulsa el presidente Emmanuel Macron, quien ayer recibió el apoyo de la canciller de Alemania Angela Merkel, cuando afirmó que apoyan “los esfuerzos reformistas de Francia” aunque advirtió que “estas reformas no siempre son fáciles de aplicar”; lo que demuestra la tendencia mundial que avanza a paso firme.

“Necesitamos una reforma laboral pero no a la brasileña”, aclaró Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), en sintonía con la estrategia del gobierno, que busca bajar el amperímetro de la polémica que sigue rebotando en el país vecino.

Daniel Caggiani, diputado uruguayo del Parlasur afirmó que si algo tienen en común las reformas laborales en Brasil, Francia y México es “quitar peso a los sindicatos, dando la posibilidad a los empleadores de suscribir acuerdos específicos con trabajadores individualizados” además, “de las tercerizaciones, las mayores potestades discrecionales para los despidos, la organización de la jornada laboral y los períodos de descanso”

Vaca Muerta como modelo

“Usaron a Neuquén como ratón de laboratorio, porque la primera adenda a un convenio colectivo de trabajo fue a los petroleros donde le metieron la mano en el bolsillo”, describió Martínez quien afirmó que “hoy las petroleras produciendo menos ganan 4.000 millones de pesos más y esto se explica en que bajaron el costo laboral y ganan más que antes produciendo menos”.

El gobierno de Mauricio Macri, con la participación de la administración provincial, impulsó el año pasado y firmó a principios del 2017, una adenda en el convenio colectivo de trabajo de los trabajadores petroleros que generó un primer revuelo a nivel nacional.

La reforma tuvo escasa resistencia porque el titular del sindicato de gas y petróleo, Guillermo Pereyra, senador nacional por el MPN, fue su principal negociador; junto al gobernador Omar Gutiérrez y los miembros del Ejecutivo nacional; con el argumento de beneficiar y mantener los puestos de trabajo en el sector, cuestión que aún sigue en duda.

También Rioseco coincide en que “este modelo fue la punta del iceberg de lo que puede venir para la reforma estructural de la Argentina”, aunque “no sólo laboral, sino impositiva y de todo tipo”, por lo que reiteró que “es imposible que se pueda tratar ahora o en el futuro una reforma”.

“Chani” Sapag opinó que la adenda al convenio de los petroleros “en el momento fue muy oportuna” y dependía “de la situación que afrontaba en este caso la producción hidrocarburífera”.

“Creo que fue oportuna para poder sostener los puestos de trabajo; por supuesto que siempre vamos por más, pero creo que de acuerdo a cómo va la situación tenemos que conservar los puestos de trabajo”, argumentó la candidata del MPN.

Schlereth se refirió al convenio de trabajo en la formación Vaca Muerta como “un claro ejemplo de cuál es el concepto que el gobierno nacional está planteando”, y pidió que las normas laborales sean discutidas mediante “acuerdos amplios, donde participen el gobierno nacional, los gobiernos provinciales, los empleadores, y que también participen los trabajadores”.

“Uno de los costos laborales que tiene Argentina son los impuestos al trabajo; éste es un costo elevadísimo que las empresas, y especialmente las pymes y los pequeños comercios, lo sufren y padecen”, resumió el candidato de Cambiemos.

El viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, dijo en una entrevista con Va Con Firma que “esta receta que dice que si bajas los impuestos al trabajo permite que se genere más empleo, y que baje la informalidad y que mejore la calidad del empleo está bastante refutada por la experiencia internacional”. 

Y agregó que “tres cuartas partes de nuestro empresariado vive de los salarios argentinos, porque dedican su producción al mercado interno” por lo que si se reducen los sueldos de los trabajadores, “esas propuestas increíblemente” pueden ser “incluso negativas para los mismos que las proponen”.

La pata sindical

Es de esperarse una resistencia por parte de los sindicatos nacionales a las propuestas de reforma, ya que tal como sostuvo Héctor Daer, uno de los triunviros de la Confederación General del Trabajo (CGT), “el gobierno tiene detrás de ellos algunos sectores que quieren venir a destruir y a llevarse puesta la legislación laboral”, y agregó que “nosotros tenemos bien en claro que somos inclaudicables en cuatro pilares que son fundamentales: los convenios colectivos de trabajo, la ley de contrato de trabajo, el sistema de seguridad social y el modelo sindical”.

También el secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano, advirtió que “no somos Brasil”, y señaló  que “en la primera oportunidad que quieran introducir una reforma laboral, se va a venir una pelea muy importante y muy dura con los dirigentes que quieran rechazarla”.

“Los trabajadores están con más miedo a quedarse sin trabajo, que con ganas de pedir paritarias o de discutir su salario”, indicó Martínez y destacó que el “latiguillo” del gobierno es “que vienen las inversiones”  pero “la realidad es que las inversiones no vienen nunca, los trabajadores cada vez están peor y el rendimiento para los empresarios aún vendiendo, produciendo o comercializando menos, siempre es mayor”.

Para Rioseco, los intentos de reforma van a traer “oposición sindical”, pero advirtió que “la república, al igual que la provincia, es un sistema de rehenes, tienen de rehén a los intendentes, a los gobernadores porque el modelo distributivo es muy injusto y no lo piensan discutir porque les conviene tenerlos de rehén”.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]