-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 27 de Noviembre de 2022
11:48 AM
 
 
Columnistas
Panorama Político
15/03/2022

La gran decisión

La gran decisión | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
Foto: mejorinformado.com

Los azules del MPN aún no atinan a confirmar su candidato. El tiempo se acorta para las huestes de Jorge Sapag y Omar Gutiérrez, y a lo sumo tendrán que tomar la decisión antes de que termine este marzo que está a un suspiro de distancia.

Héctor Mauriño

[email protected]

El año político en Neuquén es este 2022, en él se juega la batalla principal que es la candidatura a gobernador por el MPN. Será en noviembre, o si el Mundial de Futbol lo desaconseja, en octubre. En esa puja estarán puestos todos los esfuerzos y en ella se concentrarán también todas las miradas.

El 2023, en cambio, no suscita idéntica expectativa. En una provincia con los recursos acrecentados por la suba exponencial de los precios del petróleo y el gas, con un partido vitalicio fuerte y una oposición que se debate entre la comodidad y la resignación, las elecciones provinciales prometen ser poco menos que un trámite. La incógnita fuerte será en todo caso la elección nacional.

El tema es la interna del MPN, sí, y la batalla promete ser ardua porque en esta oportunidad al oficialismo azul le ha surgido un adversario de fuste -Rolando Figueroa- que es astilla del mismo palo aunque se ha cortado por la propia porque tiene voluntad de poder y parece dispuesto a todo con tal de ganar. Esa es su premisa principal -acaso la única- y da la impresión de que todo lo demás le preocupa poco y que en todo caso -seguramente piensa- después se verá.

Los azules, en el poder desde hace casi 15 años, están ante ese grave desafío y aún no atinan a confirmar su candidato. El tiempo se acorta para las huestes de Jorge Sapag y Omar Gutiérrez y a lo sumo tendrán que tomar la decisión antes de que termine este marzo que está a un suspiro de distancia.

Por lo demás, a pesar de que Sapag y Gutiérrez están fuertemente cohesionados y su complementariedad se ha demostrado eficaz, no parecen pensar exactamente lo mismo respecto de qué alternativa adoptar. Es un secreto a voces que el ex gobernador apuesta fuertemente a la candidatura del vice Marcos Koopmann. Y aunque Gutiérrez lo acepta y valora positivamente a su compañero de fórmula, no está del todo convencido de que vaya a ser la mejor medicina para un reto como el que se presenta.

Con su habitual flema, Sapag es de los que prefieren evaluar a los pingos en la cancha, dejarlos que junten “masa crítica”, dice. Pero en el ajedrez de la política eso de decidir después de verlos jugar tiene un punto de no retorno y parece estar cerca. No está del todo claro que la performance del actual vice lo haga el mejor candidato para vérselas con Rolando.

En el gutierrismo baten el parche con la necesidad de que el candidato azul, sea una figura indiscutible para todos, no sólo para la militancia y los funcionarios del partido sino también para el hombre de a pie, que mal que le pese a nadie, entra al cuarto oscuro y decide solo y su alma por el candidato que más le gusta.

Más aún, desde ese sector del oficialismo advierten que es necesario despejar cualquier equívoco del electorado respecto de Rolando, no vaya a pensar nadie -deslizan- que en el fondo lo apoyamos.

Como nadie ignora, o el candidato azul es Koopmann, o el candidato azul es Mariano Gaido, y si no es ninguno de los dos, el candidato tendrá que ser Sapag. Tal el tenor de desafío que plantea Rolando. Tan serio ante los ojos de los azules como para que no se guarden ninguna carta sin jugar.

Si el candidato fuera finalmente Gaido, quedaría por resolver quién va por la municipalidad, porque no es cosa, claro, que después de 20 años de andar penando por hacerse de la capital el MPN la vuelva a perder. El entorno de Gutiérrez tiene una respuesta para el interrogante, ¿por qué no el propio Omar, que conserva buena imagen como administrador y ha acompañado, paso a paso en todo su recorrido, la ascendente carrera del actual intendente?

Pero, a todo esto, qué piensa Sapag. De no ser Koopmann el candidato, cosa que hasta ahora nadie ha planteado públicamente, ¿por quién se inclinaría el líder de los azules?

El, que produjo un relevo generacional, ¿estaría dispuesto a volver por sus fueros por una vuelta más de ejercicio del gobierno? ¿Tiene voluntad Sapag de hacerlo?

El fantasma de Felipe Sapag, que volvió a avanzada edad para conjurar lo que consideró el desorden sobischista, pero terminó protagonizando el menor y más ingrato de sus gobiernos, ronda la política neuquina.

Los políticos como Sapag, juegan con todas las piezas del tablero y no se permiten permiten el pecado de la ingenuidad, en la puja por el poder cualquier estrategia puede ser válida si resulta medianamente eficaz.

Cuando perdió la interna del 2018, Figueroa cometió el grave error de desafiar a su partido y a quien lo había llevado hasta allí. Pecado grave equivale a pérdida de confianza. ¿habrá aprendido? ¿Y si el destino le concediera otra oportunidad?

Todas las posibilidades están todavía al alcance de la mano, pero no todas son cartas ganadoras. ¿Qué hará Sapag en esta hora que exige definiciones?


 

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]