-?
 
 
 
Columnistas
Panorama Político
01/11/2020

Gestiones y campañas

Gestiones y campañas | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Las diferencias y la relativa distancia entre el gobierno municipal y el provincial son un dato de la realidad, más allá de que bien podría tratarse de un reparto de roles de mutua conveniencia y por el bien del partido.

Héctor Mauriño

[email protected]

“Somos los gobiernos de la pandemia, con todo lo bueno y todo lo malo que eso implica”. Lo dijo el gobernador Omar Gutiérrez en uno de los encuentros “virtuales” que los gobernadores mantuvieron con el presidente Alberto Fernández.

Aunque es difícil saber si la pandemia de Coronavirus tiene algo de bueno, no hay duda de que es una situación sanitaria de excepcional gravedad que terminó impregnando todos los aspectos de la realidad durante este 2020, en el que les toca gobernar a Fernández el país y a Gutiérrez Neuquén. Peor aún, tal y como están las cosas, podría ocurrir lo mismo en el ya muy cercano 2021.

No es posible discernir en qué medida la reflexión del gobernador está ganada por el realismo o el pesimismo, ¿quién lo sabe? 

Lo cierto es que Gutiérrez volvió a hablar de la difícil coyuntura en la que le toca gestionar durante la conferencia de prensa del viernes, en la que anunció el nuevo presupuesto, signado por los recortes y el déficit que imponen la emergencia que se vive. 

Tras aclarar que se avecina un 2021 complejo y difícil por el avance de la pandemia y por cierto grado de incertidumbre sobre vacunas y tratamientos, el gobernador admitió que el presupuesto “contempla una caída estrepitosa de los recursos y de la actividad económica de la provincia".

La presentación del gobernador contrastó con la que por su lado hizo el intendente Mariano Gaido del presupuesto municipal, ganada por cierto tono si no triunfalista cuanto menos optimista.

Gaido remarcó que cuenta con un superávit considerable, que destinará ingentes recursos a la obra pública para reactivas la economía de la ciudad y hasta se permitió medirse con su antecesor, el extinto Horacio “Pechi” Quiroga, al hacer notar que a la inversa de aquel gastará más en obra pública que en personal.

Es un hecho que a diferencia de Gutiérrez quien padece durante este, su segundo mandato, del síndrome del pato rengo, porque no puede ser reelecto, Gaido trabaja fuertemente para afirmarse en el poder, entre otras cosas, a través de una profusa campaña de obras.

Es un dato de la realidad que Quiroga ha dejado un liderazgo vacante entre los sectores medios y altos del centro y que Gaido y el MPN, tienen muy en claro que deben pujar por esa herencia. 

El primero por imperativo de la subsistencia y la acumulación de poder, el partido porque después de 20 años sin controlar la ciudad que acumula casi un 40 por ciento del padrón, está dispuesto a hacer lo que sea necesario para no perderla otra vez.

Las diferencias y la relativa distancia entre el gobierno municipal y el provincial son un dato de la realidad, más allá de que bien podría tratarse de un reparto de roles de mutua conveniencia y por el bien del partido, que en definitiva todo lo abarca y a todos cobija.

Si bien el 2021 es el año de elecciones legislativas y eso atañe a todo el partido provincial, que en general no suele tener buenas performances en este tipo de lides, a diferencia de Gutiérrez, Gaido deberá atravesar por una prueba adicional, las elecciones municipales para renovar la mitad del Deliberante, esa especie de Karma por el que deben atravesar cada dos años todos los intendentes.

Gaido está de campaña, sí. Y hasta donde se ve, Gutiérrez no. A este le toca en cambio el papel del aguante, de tomar las decisiones antipáticas y hasta las duras, como la de negar un año más, el segundo ya, el aumento a los estatales, lo que sin pandemia o con pandemia, preanuncia conflicto.

Al gobernador le toca, en fin, anunciar medidas de distanciamiento social que los intendentes, Gaido entre ellos, ni sueñan con cumplir al pie de la letra, precisamente porque piensan que, al ser resistidas por los comerciantes y los anticuarentena, los perjudicaría en sus respectivas gestiones, que son también sus campañas.

Algo más, de los dos candidatos potenciales a la gobernación en 2023 que contaban al comienzo de esta gestión con la bendición de Tatita, Gaido y el vicegobernador Marcos Koopmann, la figura que destaca por ahora es la del intendente capitalino.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]